Las tendencias conservadoras de Chris Pratt generaron polémica
Síguenos en

Opinión

Las tendencias conservadoras de Chris Pratt generaron polémica

Publicado

el

Si tuvieras que elegir a tu Chris favorito, ¿cuál sería tu respuesta?

Te voy a dar 1 minuto para pensarlo y dejaré referencias gráficas que faciliten tu elección.

¿Listo?

Bueno, pues hace unas semanas el internet habló y a pesar de que yo personalmente hubiera escogido a los cuatro sin ningún reparo ni restricción de ningún tipo, la gente quiso cancelar a uno de estos cuatro bombonsázos y todo se desató a raíz de la pregunta que hice antes.

Tras este tuit de parte de Amy Berg el público decidió que su Chris menos favorito era Pratt y se reabrió una conversación que se había tenido pendiente con el actor de Jurassic World y Guardianes de la Galaxia.

Sucede que mientras muchos actores y personas del medio en Hollywood no han escatimado en sus campañas para las próximas votaciones (ahí tenemos toda la temporada 12 de RuPaul Drag Race), Pratt se ha mantenido al margen de la vida política de su país e incluso ha llegado a hacer mofa de esta situación. ¿Pero que alguien decida mantener una postura apolítica es razón suficiente para que este sea nuestro Chris menos favorito?

Posiblemente no, pero hay que añadir un par de cosas a la fórmula.

En Febrero del año pasado durante una entrevista el actor mostró su apoyo a la iglesia Hillsong, conocida por algunas polémicas que involucran a la comunidad LGBT+.

Ante esto la actriz Ellen Page cuestionó en un tuit el apoyo de Pratt a dicha congregación.

“Oh. K. Um. Pero su iglesia es infamemente conocida por ser anti lgbt, ¿quizás podría referirse a eso también?”

A lo que él respondió.

O sea básicamente que la iglesia a la que él acudía no lo definía como persona, que ni él ni dicha comunidad eran anti LBGT pues en ella aceptaba a “todos” los que quisieran acercarse y que ultimadamente a él lo habían apoyado mucho durante su divorcio.

La iglesia Hillsong se ha visto envuelta en escándalos como exclusión de personas de la congregación (entre ellos pastores) que han salido del clóset e incluso se les ha vinculado con la promoción de terapias de conversión entre miembros de su comunidad.

Ahora bien, ya con todo esto sobre la mesa nosotros nos preguntamos.

¿Podemos cancelar a alguien por las instituciones o comunidades a las que asiste?

No, creo que cancelar no siempre es la solución, aunque últimamente parece ser siempre la primera opción (a veces incluso la única). Lo que es cierto es que las comunidades, instituciones, establecimientos e ideologías que apoyamos sí nos representan y en el caso de una celebridad no solamente lo representa si no que también otorga visibilidad, publicidad y sobre todo validad a dichos establecimientos, comunidades, instituciones e ideologías (de ahí que sea tan importante para nosotros que marcas y famosos estén de nuestro lado: nos dan visibilidad y así contribuyen al movimiento).

Así que no, tal vez no sea motivo suficiente para cancelar a alguien que nunca se ha pronunciado en contra de nuestra comunidad y que de hecho fue defendido por sus compañeros y amigos cercanos que lo describen como “un hombre sólido” que “insiste en servir con el más alto valor” en palabras de Mark Ruffalo y Robert Downey Jr. quienes sí se han mantenido activos en torno a las próximas elecciones.

 

Sin embargo esto sí es un buen pretexto para abrir la conversación, cuestionarnos en qué medida nuestro entorno nos representa, qué mensaje lanzamos al mundo a través de nuestros círculos (sociales, laborales, ideológico, etc.) y cuál es nuestra responsabilidad con eso.

No estoy diciendo, PARA NADA, que Chris Pratt sea homofóbico, tampoco cuestiono sus valores como ser humano y como parte de la sociedad, porque de hecho me cae bien y si se lo estaban preguntando (sé que no) es segundo Chris favorito (obvio el primero es Hemsworth), pero sí cuestiono las prácticas y valores de la iglesia que apoya y eso deja algo sobre la mesa… además por su culpa Thanos chasqueó los dedos.

Actor, dramaturgo y en mi tiempo libre salvo a New York del Doc Ock. Soy tan chido que mi patronus es un Charizard, because I’m what? Sickening.