Los hombres y el silencio cómplice en casos de abuso sexual
Síguenos en

Mi PLUMA

Los hombres y el silencio cómplice en casos de abuso sexual

Publicado

el

Una denuncia en redes, un testimonio de una mujer abusada. Nath Campos, youtuber que fue cuenta cómo fue abusada sexualmente por Rix, otro youtuber. Volvían de una fiesta, ella había tomado mucho, él la acompañó a su casa, y en el cuarto de ella se aprovechó de la situación y abusó sexualmente de ella. Una denuncia más, así como antes hubo una, y mañana habrá otra. Ayer fueron youtubers, pero ocurre en cualquier profesión. Es más, entre la hora que empiezo a escribir este texto y la hora en la que será publicado, habrá otra mujer violentada. O dos, o tres, o cuatro.
Y alguien de los hombres que lean este texto se dirá a sí mismo que ‘qué cabrón, pero yo qué si no soy un violador’. Es más, muchos que lean este texto se dirán ‘pues a mí ni me gustan las mujeres, yo qué’. Pero no es del violador del que quiero hablar ahorita. Es sobre sus amigos.

Algún amigo del youtuber salió a decir que Nath Campos tiene responsabilidad por no tomar precauciones y por cuánto bebió. Otros youtubers antes han hecho apología de violar gente alcoholizada (esta foto y este video), pero no son los únicos, sino sólo un grupo de hombres visibles que reflejan al resto de la sociedad. Porque si realmente los hombres violadores son una excepción en un grupo de hombres buenos-notallmen, ¿por qué los números de violencia contra la mujer siguen incrementándose año con año? ¿Por qué la violencia doméstica aumentó en 2020?

“Pero Miguel, a mí ni me gustan las mujeres”. Sí, pero ¿qué vas a hacer si una amiga te cuenta que su novio/amigo/compañero/conocido intentó abusar o abusó de ella? ¿Qué vas a hacer si un amigo te cuenta que su novio/amigo/compañero/conocido intentó abusar o abusó de él?

Las personas más importantes en mi círculo me juzgaban y me vieron como que no era algo importante y me hizo sentir muy estúpida, y me hizo sentir estúpidamente culpable de haberme puesto en una situación así”, cuenta Nath Campos en su video. Fue ese supuesto grupo de amigos, de colegas, el primer frente de la sociedad que le dio la espalda. El siguiente fue la agencia de management donde trabajaban ella y Rix; enterados de la situación, siguieron dándole prioridad al hombre para actividades, dejándola a ella en la posición de escoger entre convivir con su abusador o no trabajar.

¿Qué vamos a hacer si una amiga o un amigo nos cuentan que han vivido esta situación? ¿Qué vamos a hacer si el abusador en cuestión es alguien que nos cae bien, alguien a quien queremos, alguien que forma parte importante de nuestro círculo? ¿Por qué, si estamos muy seguros de que vamos a apoyar a la víctima, las víctimas se sienten tan solas y tan poco escuchadas?

Claro, en redes aparecieron los paladines del naciparacuidarlas a decir que «dime si mi amigo es tu violentador». Órale, va, pero también respóndele a tu amigo misógino cuando vomita machismo en sus publicaciones de redes sociales. Cuestiona a tus amigos infieles, deja de ver packs, deja de hacer ghosting. No hay que esperarnos a que haya una violación (o intento de), para reaccionar. Hay tantas víctimas de violencia que es muy probable que conozcamos a alguna. ¿Quiénes vamos a hacer si un día nos necesitan? ¿Vamos a ser la persona en la que las víctimas puedan confiar, o vamos a ser un macho más?

Bi. Tolkiendili y Voluntario. Cuando acabe la pandemia voy a salir a correr ahora sí, se los juro.