Mujer, Activista, Humana: Sylvia Sofía Pérez - El Closet LGBT
Síguenos en

Fuera del clóset

Mujer, Activista, Humana: Sylvia Sofía Pérez

Publicado

el

La semana de la visibilidad Trans está llegando a su fin. Y desde El clóset LGBT, te traemos una entrevista honesta y sin tapujos. Sylvia Sofía Pérez, activista de los derechos de las mujeres en la ciudad de Monterrey nos comparte lo que es vivir dentro de una sociedad, y una comunidad, que quisiera que fueras invisible y silenciada. Pero Sylvia nos demuestra que cuando el silencio es la norma, tu voz es la rebeldía. Para exigir derechos y respeto.

 

Unknown

 

En estos días, hemos hablado de lo que siente una persona trans. Porque es justo y necesario. Porque muchas veces, inclusive dentro de la comunidad LGBT, nos volvemos opresores de quienes fundamentaron nuestra búsqueda por justicia y libertad. Porque, como lo recuerda Sylvia, desde Stonewall, le debemos mucho, muchísimo, a las mujeres trans afro-americanas.

 

Es tiempo de que nos demos cuenta de los privilegios que vivimos. De la historia en la otredad, en los que viven algo diferente a nuestra vida. Es tiempo de vivir en empatía. Es tiempo de reconocer que nos queda mucho por hacer.

 

  1. Cuéntanos sobre ti ¿Qué momento en tu vida te inspiró para volverte activista de los derechos de las mujeres trans?

Yo nací en la década de los 80s y mi adolescencia y mi juventud la sobreviví el los 90s; en ese tiempo en el Estado había, por orden del Gobierno y la alcaldía de aquel entonces de Monterrey, una cacería de brujas. Es decir que, por orden del Estado se nos perseguía a las personas de la diversidad, en especial a las mujeres trans, con acusación de faltas a la moral y las buenas costumbres por vestir conforme nuestra identidad personal. La violencia a la que éramos sometidas iba desde lo físico, psicológico, e incluso sexual por parte del personal de seguridad pública. Insisto, todo esto por órdenes del alcalde de Monterrey Felipe de Jesús, y solapado por el Gobierno de aquel entonces. Estas arbitrariedades se dieron en todo el Estado. Menciono el municipio de Monterrey por ser la capital y donde mayor concentración de personas de la diversidad había. Era ahí donde nos reuníamos como en una especie guetto, incluso también se hacía cacería con otros grupos de personas como las personas darks o con la raza punk que también hacían sus reuniones en el centro de Monterrey, en Plaza Hidalgo. Y es en este sitio donde se forjaron los primeros grupos  de resistencia décadas atrás y que en los 90s llegamos al hartazgo.

Así empezamos a organizarnos y buscar maneras para detener la violencia sistemática que se estaba dando. Por mi parte, llegue a un sitio que se llamaba OASIS. Su directora que aún sigue en la lucha es Mariaurora Mota. Allí iniciamos mucha gente joven de aquel entonces a apropiarnos de espacios y crear ciudadanías. Lo demás se sigue cocinando aún.

 

 

Unknown-2

 

  1. Hay muchas personas dentro de la comunidad LGBT+ que consideran innecesario tener una semana de la visibilidad trans ¿Qué opinas al respecto?

Las poblaciones trans, a pesar de estar desde el inicio en la lucha por derechos, aún no vemos claro los nuestros. Es decir, aún nuestras necesidades más básicas siguen siendo menoscabadas. Las poblaciones LGB-cis tienen una deuda histórica con las poblaciones trans. Tal vez el privilegio cis nos les permite ver que mientras las personas LGB-cis se han ido insertando poco a poco en muchos ámbitos, no es así para las personas trans, en especial para las mujeres trans, donde el sistema aún es más hostil, los transfeminicidios se ha han vuelto prácticamente noticia de todos los días; más transfeminicidios que quedan impunes e invisibles. Vemos que no hay intención por  parte de muchas instituciones de otorgar los derechos que como humanas nos corresponden y lo vemos con casos como el que no se le permita a una mujer trans ingresar a la  universidad, o algo tan simple que no se le permita usar el baño que siente como suyo. La rectificación de acta de nacimiento, a pesar de estar dentro las propuestas de ley lanzadas por la presidencia y avaladas por la Suprema Corte de Justicia de la nación, pareciera que pasaron inadvertidas. Y es precisamente porque dentro de la diversidad sexual se ha generado una apatía por la lucha y los derechos trans y focalizado en el “matrimonio igualitario”. Incluso me atrevo a decir  que muchas personas trans viven un “síndrome de Estocolmo” al no darse cuenta que su protector es quien más las está aplastando: es esa misma homonorma las que las invisibiliza y a la vez la misma a las que muchas personas trans defienden consciente e inconsciente. Por otra parte, creo que sin nosotras no hubiera existido jamás derechos “gay”. Si sin nosotras no hay derechos, sin nosotras no hay Revolución.

Aún falta mucho por hacer. Creo que la autonomía trans se está gestando y espero muy pronto verla nacer.

 

  1. De igual forma, muchas personas mencionan que no deberíamos diferenciar la discriminación que sufren las personas LGBT, puesto que esto solo nos separaría. Pero ¿acaso eso no vuelve invisible la historia de las mujeres trans?

Por supuesto, no visibilizar las problemáticas o las necesidades de cada población genera invisibilidad, estigma, rechazo, y, por ende, discriminación y marginalidad. Por lo tanto, existe una homonorma cómplice del CISEXISMO y de la heterocisnormatividad que nos asesina. Es necesario visibilizar la violencia machista a la que sobrevive una mujer trans para poder así eliminarla. Pues un hombre gay, si bien vive violencia y discriminación, jamás será igual que a la que muchas mujeres trans sobreviven.

Esa  violencia sistemática incluso dentro de la propia diversidad que va desde la tutela de nuestros cuerpos, una mirada reprobatoria o un comentario mordaz, hasta con la negación de nuestra identidad, o el machismo de muchos hombres gays, así como los certámenes de belleza creados para el escarnio, la burla y la cosificación de nuestros cuerpos y nuestras identidades; esa frivolidad que se le da a nuestras vida e historias dentro de la diversidad sexual son las que  se traslada desde el sistema patriarcal y se insertan en la homonorma. O el tutelaje de algunas Organizaciones para bajar recurso y trabajar con poblaciones trans, siendo que ellos no son mujeres trans, eso es algo totalmente reprobable pero normalizado. Pues si nosotras no somos las que lo denunciamos nadie lo hace y es así como estas asociaciones civiles tutelan a muchas mujeres trans tomando su nombre y hablando por ellas.

 

  1. Explícanos la diferencia entre identidad de género y orientación sexual:

Tratare de explicarlo lo más sencillo posible: la orientación sexual es con quien erotizamos o nos sentimos atraídas es decir quién nos gusta.

Y la identidad de género se entiende por identidad de género a la vivencia interna e individual  y personalísima del género tal como, cada quien la siente, la cual puede corresponder o no con el género asignado al nacer,  cabe mencionar que dentro de las poblaciones trans también existen la orientación sexual. Por ejemplo, una mujer trans que le atraen los hombres (trans o cis)  su orientación es heterosexual y si esa mujer trans le atraen mujeres (trans o cis) es lesbiana. Pero si a esa mujer le atraen ambos géneros (trans o cis) es bisexual. Existen otras orientaciones, pero esto es lo más básico. Con esto queda claro que una mujer trans jamás será un hombre gay (feminizado) y que por lo tanto, un hombre trans tampoco sería jamás una mujer lesbiana (masculinizada). Somos eso, como nos identificamos. En mi caso, como una mujer.

 

  1. A pesar de ser discriminados en cierta medida, los hombres de la comunidad LGBT también viven privilegios masculinos ¿Cómo se manifiestan?

De muchas maneras: en lo laboral, en lo social, en los derechos, en la salud, en la visibilidad. Creo que mis respuestas anteriores dejan claro algunos puntos de esta pregunta, pues como hombres tiene privilegios y como cis también pues se va jerarquizando las masculinidades desde lo cis a lo trans. En este caso, un hombre cis independientemente de su orientación sexual tiene más privilegios que un hombre trans, pero un hombre trans tiene más privilegios que una mujer trans o cis. Al final de cuentas la prevalencia patriarcal es la que otorga poder a las masculinidades, y está en ellos cuestionarse así mismos para poder ser empáticos, de-construirse para poder ser anti-patriarcales.

 

  1. ¿Cómo puede una persona cisgénero entender los problemas de una persona trans?

Cuestionarse sus privilegios, poniéndose en la otredad, ser empático.

 

  1. ¿Por qué crees que hay tanto debate en torno al acceso a los baños públicos para una persona trans?

Porque vivimos en un sistema cisexista, donde aparte del género existe algo mucho más fuerte: el gentilismo. Esa arma del sistema cisexista que sirve como vigilantes de la entrepierna y que en base a ello te dicta una identidad, y por ende, un patrón y un rol que es como una dictadura. Si nos degenitalizamos y empezamos a respetar la identidad de las demás personas independientemente de lo que se tenga entre las piernas, veremos de otra manera las cosas. A nadie se le cuestiona que tiene entre las piernas para entrar aun baño. A las mujeres trans sí. Y no solo nuestros genitales son cuestionados, si no toda nuestra fisonomía.

 

  1. ¿Cuál es la diferencia entre una persona transexual y una persona transgénero?

Transgeneridad y transexualidad son condiciones humanas tan complejas y con tantas variables que el primer problema que enfrentamos con el fin de entenderlas es la dificultad del lenguaje común para aprehenderlas debidamente, razón por la cual incluso los más destacados “especialistas” en el tema no se han puesto de acuerdo en la terminología más adecuada y han recurrido a forjar términos y acepciones particulares o neologismos frecuentemente oscuros. Creo que es algo muy personal, que va desde lo político hasta lo vivencial y por supuesto que entran muchos detalles como lo económico, la zona y lo personal como ya te lo mencionaba, pues  si lo vemos desde el tutelaje médico, científico se habla de procedimientos psicológicos, quirúrgicos y hormonales, entre otros. Pero eso me suena a alineación cisnormativa, donde todos los cuerpos tendrían que ser iguales; a tutelar nuestros cuerpos y meternos en la norma corporal, en realidad. Yo, por ejemplo, primeramente me identifico como humana, como persona y como mujer. Lo trans es político. No uso ninguna terminación género o sexual para determinar mi identidad, pues mi construcción es personal  que entra en lo político y mi lucha es precisamente al libre desarrollo de la personalidad.

 

  1. La cirugía de reafirmación de sexo debería ser algo voluntario ¿Por qué algunos países lo toman como un requisito necesario para reconocer derechos civiles?

Creo que mi respuesta anterior habla mucho de lo que te podría contestar en ésta. Nuestros cuerpos nos pertenecen y nadie tendría que revisarlo para otorgar un derecho humano, pues los derechos humanos son inalienables y no deberían condicionarse bajo ninguna media o pretexto.

 

  1. ¿Cómo podemos identificar las actitudes transfóbicas que vivimos a diario?

Es difícil desde lo cisegénero me imagino, pues en ocasiones la violencia transfóbica esta tan normalizada que es indetectable, al menos que sea una violencia descarada. Pero existe la micro-transfobia que pasa inadvertida; esa que sutilmente lanzamos, como por ejemplo: yo te respeto que te sientas mujer, pero  como yo te conozco desde mucho tiempo atrás para mi seguirás siendo “Pedro”

Y así existe un sinfín de micro-transfobia a la que muchas personas trans son condescendientes por que no las detectan o por la culpa que cargan, ya que mucha de esta violencia viene de la familia, amistades cercanas y muchas personas trans. Y por el afecto que les tienen a estas personas no se atreven entrar en conflicto y exigir respeto.

 

  1. Finalmente ¿Qué consejo le darías a la niña que fuiste?

El poder lo tienes tú, tu futuro está en tus manos, tu mayor fortaleza está en la lectura, tu mayor enemigo siempre lo tendrás cerca. Cuídate. Confía en ti misma, ama tu cuerpo, tú puedes… Aquí estamos.

 

Unknown-1

Feminista ecuatoriano que ve el mundo no como es, sino como debería ser: un lugar de igualdad, amor y mucha comida.

Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Deja un comentario