Papá explica cómo su hijo de 5 años aprendió qué tan mi3rd# es la masculinidad tóxica y se hace viral - El Closet LGBT
Síguenos en

Internet

Papá explica cómo su hijo de 5 años aprendió qué tan mi3rd# es la masculinidad tóxica y se hace viral

Publicado

el

La masculinidad tóxica vs. un niño de 5 años

Papá ejemplar explica cómo su hijo de 5 años aprendió qué tan mi3rd# es la masculinidad tóxica en hilo de Twitter y se hace viral

Podemos definir a la masculinidad tóxica como todos esos comportamientos que le indican a un hombre cómo debe comportarse, cómo tiene que ser un hombre de “verdad”, los cuales restringen sus expresiones sentimentales, muestras de afecto y en algunos casos hasta una correcta higiene.

La cuenta de twitter @DaddyFiles es una cuenta manejada por un hombre, padre de tres y escritor del libro “Raising boys to be good men”, que sería algo así como “Criando niños para que sean buenos hombres”.

Esta cuenta realizó un post hace un par de años acerca de una situación que vivo uno de los hijos del autor.

Sam es un niño de 5 años (7 actualmente), y lamentablemente aprendió de una manera horrible qué tan dañina puede ser la masculinidad tóxica.

En el hilo el papá de Sam nos cuenta que el pequeño es un típico “hombrecito”, término que él prefiere no usar, está en la edad en la cual los niños son un terror y Sam no es la excepción, le encanta jugar rudo, jugar con cochecitos, brincar por todos lados y siempre está sucio, pero también le gustan muchas “cosas de niñas”, él ama usar pulseras porque simple y sencillamente le gusta llevarlas colgando y sobre todo le encanta pintarse las uñas con colores llamativos porque el siente que se ven bonitas, y por supuesto que se ven hermosas, dice el papá de Sam.

Un día Sam decidió llevar las uñas pintadas a la escuela porque el concepto de “cosas de niñas” no existe para él y jamás pensó que alguien tendría problemas con su uñas, pero sus compañeritos sí tuvieron un gran problema.

El papá de Sam cuenta que durante todo el día lo estuvieron molestando diciéndole insultos y repitiéndole que se despintara las uñas.

Cuando la mamá de Sam lo recogió, rompió en llanto en sus brazos, el pequeño Sam estaba devastado por cómo los otros niños lo trataron e incluso sus amigos, solo un niño fue amable con él.

El padre de Sam cuenta que su pequeño lo llamó al trabajo y que entre sollozos le contó lo sucedido, y aunque él intentó reconfortar a su hijo diciéndole que nada de lo que los otros niños dijeran importaba y que sus uñas eran geniales, él sintió cómo se rompió su corazón cuando Sam dijo lo siguiente:

“Papá, quiero que mamá me quite la pintura para que ya no se burlen de mi”

El padre de Sam explica cómo él sabe perfectamente que su hijo no es perfecto, pero también sabe que es un excelente ser humano lleno de respeto y empatía y que jamás se había sentido con temor de ser diferente porque para él diferente no es malo.

El enojo del padre de Sam es más que comprensible porque esas pequeñas agresiones que estos niños están comenzando a hacer, son el resultado de la masculinidad tóxica que han ido aprendiendo, y no precisamente porque les enseñen directamente a los niños, recordemos que ellos son unas esponjas que absorben todo y estos actos los normalizan al verlos como algo bueno.

Para el padre se Sam, esto significo tirar en un solo día 5 años de enseñanza de respeto de empatía y de libertad.

Ambos padres de Sam hablaron con él y le dijeron que si él quería quitarse la pintura estaba bien, pero que lo hiciera porque él quería no para no molestar a otras personas, le dieron ejemplos de personalidades famosas y de sus super héroes quienes se pintan las uñas, y la decisión final de Sam fue conservar sus hermosas uñas pintadas.

Su hermano mayor de 10 años y su padre se unieron a Sam en un gesto de solidaridad y también pintaron sus uñas.

Aquí les dejo el enlace por si quieren echarle un vistazo al hilo:

Estas acciones pueden tener consecuencias fatales y más en niños tan pequeños, a nadie le hace daño que los niños sean libres.

Todos debemos de comprender que los objetos no tienen género, y que no hay tal cosa como “cosas de niños” y “cosas de niñas”.