Síguenos en

Sexo

17 consejos para ser pasivo de una forma más feliz y saludable

Publicado

el

Anterior1 de 6
Usa tus teclas ← → (flecha) para navegar

Gran parte de la vida de cualquier hombre gay, de algunos bisexuales e incluso de uno que otro hetero, estará dedicada al hermoso y placentero arte del sexo anal. Para muchos es una de sus formas favoritas de pasar la tarde y es por mucho una de las actividades más placenteras.

Es una experiencia de extremos muy marcados, hacerlo bien puede hacer que nuestra mente viaje más allá de lo que podamos imaginar, pero hacerlo mal acarrea dolores insoportables, nada de placer e incluso accidentes algo olorosos.

Obviamente existe la manera correcta e incorrecta de hacerlo, y como cualquier cosa que queremos aprender a hacer, esta implica una curva de aprendizaje, son muy pocos los que desde sus primeras prácticas son todos unos master en esta práctica carnal. Se necesitan años de práctica para ir mejorando, no por nada dicen que la practica hace al maestro, además de buenos tips de “expertos en el área”.

Los siguientes consejos van desde los que son para principiantes hasta los que todos unos expertos en la magia de este arte. A si que si eres principiante te invito a que disfrutes del paseo, aunque tal vez te sean más útiles algunos consejos que otros, al final lo que importa es que pongas en práctica los que mejor se adapten a ti.

 

1. Consume grandes cantidades de fibra.

Imagen de: Hornet.com

Este primer consejo  es súper importante para quienes son pasivos (no importa el calibre que eres capaz de recibir), siempre debes cuidar lo que comes.

Mis amigos vegetarianos rara vez tienen que tener una sesión de limpieza extrema antes de tener sexo, una visita al baño y están listos para la acción. Esto se debe a que su dieta alimenticia es muy alta en fibra lo que mantiene limpio o casi limpio su colon. Quienes comemos carne debemos tomar suplementos alimenticios con fibra, como lo son el Metamusil para poder mantener el camino despejado.

Los mejores suplementos suelen ser los que vienen en polvo, listos para mezclarse con agua, ya que la mayoría contienen fibras naturales con más beneficios para la salud.

También tenemos disponibles las presentaciones en cápsulas, pero no suelen tener el mismo resultado como los polvos, aunque habrá para quienes funcionen a la perfección.

La fibra es muy buena para nuestro organismo y cuando de despejar la pista se trate le agradecerás bastante. También debes tener en cuenta que demasiada fibra puede ocasionar una deshidratación y provocar hemorroides, por eso es importante solo tomar la dosis recomendada y siempre beber bastante agua.

 

2. Encuentra el régimen de limpieza que mejor se acople para ti

Algunos chicos tiene la extraña y envidiada habilidad de poder saber con exactitud y sin dudas cuando ellos están bien y listos para cabalgar un poco, sin siquiera necesitar de una limpieza rápida. Estos chicos tienen totalmente ganado mi respeto así como los bomberos y los contorsionistas. No puedo creer lo que hacen o como lo hacen y aun así lo siguen haciendo.

Hay quienes siempre deben asegurarse que todo esté limpio allá abajo, hay quienes hacen una revisión previa lubricándose con un dedo, y otros mas no tienen ese grado de confianza en sus dedos y menos si estos suelen ser más cortos que sus gustos en tamaños, ya que siempre quedará el temor de si hay algo más arriba de donde llegan sus dedos.

Siendo realistas, el uso continuo de duchas anales, enemas y la constante limpieza del ano, será muy mal visto por los especialistas en salud. Algunos consideran que el uso ocasional de estos métodos de limpieza para aliviar el estreñimiento es perfecto, pero su opinión cambia cuando se le plantea el uso semanas o de mayor frecuencia.

Hay quienes escogen este uso frecuente por el simple hecho de que les gusta tener relaciones sexuales limpias, y no han presentado problemas por el uso de métodos de limpieza constantemente.

Los diferentes métodos existentes tienen  sus beneficios y riesgos cada uno, y de eso mismos te hablaremos en los siguientes puntos.

 

3. Si utilizas una ducha anal o un enema, tomate tu tiempo.

Jamás debes de hacer la limpieza de forma apresurada, especialmente si eres principiante con este método. Limpiar es más que solo meter agua en trasero. Una buena limpieza implica relajar los músculos del ano para empezar a sentirte cómodo con la sensación de ser penetrado antes de que comience el juego.

Una buena ducha anal deberá tener un bulbo de goma grande y una boquilla de plástico lisa. Si la usas mientras te bañas, coloca lubricante, que no sea base agua, en la boquilla y cuidadosamente comienza a introducirlo en tu ano, despacio y con cuidado aprieta el bulbo para introducir el agua. Una vez que el bulbo este casi vacío retira la boquilla del ano con mucho cuidado. Mantén el agua dentro de ti por unos segundos y después relaja el esfínter y suelta el agua en la taza del baño.

Tendrás que repetir el proceso un par de veces más para asegurar un mejor resultado, y si dispones de tiempo te aconsejo esperar unos treinta minutos y repetirlo.

Si llegas a realizar esto con prisa y cuidado podrás hacerte mucho daño y no estar limpiando del todo bien.

Anterior1 de 6
Usa tus teclas ← → (flecha) para navegar

Director de "El Clóset LGBT". Activista y Feminista. Fanático de Pokémon, amante de los animales y no me gusta el queso en ninguna presentación.

Clic para comentar

Comments

You must be logged in to post a comment Login

Deja un comentario