Síguenos en

Opinión

Si te han dicho «no pareces lesbiana», tienes que leer esto

Publicado

el

¿Y quién sí parece?

Sobra mencionar las características que algunas personas esperan observar en una mujer lesbiana, pero ¿realmente es necesario decir “no pareces lesbiana”? ¿tendrá algún impacto en las mujeres que escuchamos tan seguido esta frase? ¿o simplemente le buscan el drama a todo?

No podemos negar que al pertenecer a un grupo (sea minoría o no), cumplimos con una especie de perfil o mejor dicho, tenemos semejanzas con el resto del grupo; la única semejanza que puedo notar hablando de mujeres lesbianas, es el gusto por otras mujeres.

Probablemente, si te gusta maquillarte, si vistes falda, vestido o en general ropa estilo “girly” (palabra utilizada para enfatizar que algo o alguien es muy afeminado), muchas personas creerán que estás bromeando cuando por alguna razón menciones que eres lesbiana; benditos estereotipos!

Por mucho que me cueste aceptarlo, dentro y fuera de la comunidad, te juzgarán muchas veces dependiendo de tu forma de vestir o de expresarte.

Anteriormente, los modelos que se tenían de lesbianas eran muy pocos, obviamente por la falta de visibilidad que teníamos. El punto es que habiendo muchos o pocos “modelos”, siempre es un error generalizar.

Hoy en día es más común ver mujeres “muy afeminadas” que intentan romper estereotipos y normalizar el tema, dando visibilidad a la comunidad lésbica. Es importante comprender que la ropa o expresión de una persona no depende de su género u orientación.

En mi mundo ideal, cada persona usaría la ropa que se le dé la gana, pero la realidad es que aún me cuesta usar una simple gorra. Y es aquí donde puedo responder que, desde mi perspectiva, los estereotipos SÍ nos afectan y si tienen un impacto, alimentan inseguridades y éstas a su vez afectan la comodidad, y honestamente, ninguna persona merece merece sentirse incómoda por este tipo de “pequeñeces”.

Disfruto de la soledad pero prefiero estar acompañada. Soy rebelde gracias a la vida y obstinada por herencia. La “inexpresividad” podría ser mi segundo nombre, lo que contrasta con mi ser tan sentimental, apasionado y entregado en ciertos ámbitos.

Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Deja un comentario