Síguenos en

Opinión

Consejos por si eres el primer novio o novia

Publicado

el

Sin importar la edad que tengamos, en algún punto de nuestras vidas o quizás en este preciso momento, nos encontramos con esta situación.

¿Qué sucede cuando eres el primer novio o novia? 

Claramente habrá diferencias entre persona y persona, pero aquí te puedo dar algunos “consejos” por llamarlos así que puedes tomar en cuenta si te encuentras en esta situación.

Esto lo escribo tomando en cuenta mi experiencia y la de mis amistades LGBT+ que han pasado (o que viven) casos similares, por lo cual podemos decir que estos consejos aplican para todos, sobre todo escribo para aquellos que hemos ya tenido algún otro noviazgo anteriormente.

Comienza por la confianza

Lo primero que una relación debe mostrar es confianza. Ser novios es algo más que un título, y empezar una relación con alguien por primera vez es un reto y un riesgo. Por ende, si esta persona elige aceptar, o te pide formalizar, es porque confía en ti y eso es algo que no debemos defraudar.

Incluso este punto puede ser aún más complejo si tu pareja está dentro del clóset, lo cual es muy común cuando hablamos de primeros noviazgos, pero para eso tenemos otro artículo.

La confianza se convierte en la base de toda relación, y para esto es bueno conocer a la persona y saber que efectivamente podemos depositar también nuestra confianza en ellos.

Sin pasado, sin límites

Esto lo digo de manera quizás un poco más personal, pero estoy seguro que muchos de ustedes piensan igual que yo al respecto: y es que toda relación tiene un inicio y lo que haya o no sucedido en el pasado de ambas personas no debería de ser por ningún motivo un impedimento para comenzar una relación.

Porque bien puede que ustedes, tiempo atrás, hayan estado involucrados sexualmente, o sentimentalmente, con otras personas o no. Pero esto no debe perjudicarlos. Sí, debes tomar en cuenta todo lo que aprendiste para no cometer errores del pasado, pero también debemos comprender que todos llevamos una mochila de recuerdos y que cada uno decide cuando la vacía y cuanta carga lleva en ella.

Nunca dejemos que nuestro pasado arruine lo que podemos obtener en el presente.

Sin presiones

Cada persona tiene un tiempo para llevar y procesar las cosas, también lo tiene para dar o pedir algo. En ese caso no esperes que tu pareja se entregue en totalidad a todo lo que acostumbras en una relación. Recuerda que todo es nuevo, y habrá muchas cosas que quizás están fuera de su comprensión.

Cuando llegue el momento correcto cada cosa sucederá, debes ser paciente y saber comprender que el noviazgo para tu pareja es un mundo nuevo y debe aprender a vivirlo y de disfrutarlo.

Descubrimiento

Recuerda que todo puede llegar a ser nuevo. Quizás experimente contigo su primer beso, su primera relación sexual, su primera visita a un antro, su primera excusa para salir antes y verte, su primera discusión por celos, su primer quiebre de corazón, etc.

Por eso, para aquellos que ya tenemos la experiencia, aquellos que conocemos más del amor (a pesar de que nunca llegaremos a comprenderlo del todo) podemos acompañar en este descubrimiento, incluso si somos de los que creemos ser solo parte del camino y no la meta, (espero que esta parte me deje comprender). Quizás para resumirlo diría, acompáñale, disfruta con tu pareja cada nueva sensación que descubra, llorar en conjunto, que el aprendizaje siempre sea para mejor, no le enseñes mañas, no le enseñes mentiras. Trata de ser un buen maestro o una buena maestra; y no lo digo por tu pareja, lo digo para que al finalizar la lección tú te sientas bien por jugar un buen rol.

Sé el tipo de novio o novia que tú quisieras que sean contigo

Pero, sobre todo, conviértete en lo que tú quisieras que tu pareja sea. No exijas cosas que no estás dispuesto a dar. Recuerda “un gran poder conlleva una gran responsabilidad” (Tío Ben, Spiderman). En este caso, tú tienes el poder de derrumbar estereotipos, de aniquilar mentiras sobre las relaciones LGBT+, de demostrar que el amor siempre puede cambiar las cosas, de que somos capaces de amar, y de que juntos podemos vencer obstáculos sin importar el tamaño de estos.

Puedes demostrar que somos mucho más que una etiqueta, puedes demostrar que nos interesan las conexiones profundas y para eso debes ser valiente y demostrar que puedes ser el novio o la novia que toda persona merece. Porque al final, y siempre digo esto, no lo haces por los demás, lo haces por ti mismo: el que tú seas una buena persona, un buen hijo, y un estupendo novio, dependerá de tus decisiones.

No arruines algo por miedo a lo inesperado, aprovecha lo inesperado para vencer tus miedos.

Y si se lo preguntan, sí, puedo decir con el corazón en la mano que vale la pena hacer todo esto, porque después de todo, tú te conviertes en la primera referencia de una relación LGBT+ para alguien. Y aquellas nuevas emociones son gracias a ti y eso te llevara a generar sonrisas sinceras en tu rostro y en el de tu pareja.

Vive tu día demostrando que amor es amor y nada es más fuerte que eso.

Actor y director de teatro, marketero apasionado y amante de la pizza con piña. Siempre sé tú mismo, sonríe, llora, canta y vive sin miedo a lo que digan los demás

Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Deja un comentario