Migajas de amor: Reflexión sobre la desvalorización y la falta amor propio en la necesidad de ser amados - El Closet LGBT
Síguenos en

Noticias

Migajas de amor: Reflexión sobre la desvalorización y la falta amor propio en la necesidad de ser amados

Publicado

el

Reflexión sobre la desvalorización y la falta amor propio en la necesidad de ser amados”

¿Cuántas veces te has dicho a ti mismx: este es el último mensaje que le mando?

¿Cuántas veces le has dado “me gusta” de manera inmediata a sus publicaciones para hacerle notar que te atrae?

¿Cuántas veces le has insistido en ese café, cena o encuentro sexual que nomás no se da porque te deja en “leído” o en un “jeje gracias”?

¿Cuántas veces has cancelado planes que ya tenías porque esa persona te mando mensaje para verte porque tenía ganas de no estar solx?

Bien, en el blog del día hablaremos justamente sobre como muchas veces no nos amamos lo suficiente, no nos sentimos lo suficientemente merecedores de recibir amor y como estamos tan necesitadxs de ello, o de alguna validación externa, nos la pasamos mendigamos migajas de amor a tal grado que  la escena de “Marimar” cuando recoge del lodo la cadena de oro, se queda corta. Así que cariño: ve por una taza de té calientito y una cobija, porque si eres el típico “tapete emocional” con el que todos tus ligues se limpian la mierda de los zapatos, quizás sea necesario que lo leas.

 

Comencemos con una aceptar una innegable verdad: TODOS los seres humanos tenemos la necesidad emocional de ser amados, aceptados y reconocidos; eso no tiene NADA de malo, ser amados es una necesidad psicológica básica y de hecho es esencial para la salud emocional. Incluso Abraham Maslow  (padre del humanismo) habla de esto en su teoría de la motivación humana y lo ilustra en su pirámide las necesidades humanas como algo fundamental para alcanzar la autorrealización.

Entonces, si bien las necesidades no son buenas o malas, lo que hacemos con nuestras necesidades es lo que podríamos definir como “funcional/útil” o “disfuncional/no útil” en nuestra vida.

 

Entonces, ya quedó claro: la necesidad de ser amados no es algo “malo”, pero si dejamos que esa necesidad tome control y dirija el navío de nuestra vida, quizás podríamos estar viviendo una realidad muy disfuncional. Para salir de esta “disfuncionalidad”, tenemos que empezar por identificar que si bien s válido desear ser amados, es válido necesitar reconocimiento y amor,  pero: no es nada sano estar “urgidxs” de amor, validación o reconocimiento, no podemos dejar que esa “urgencia” o necesidad incontrolable por ser amadxs dirija nuestras acciones al punto de pensar que si creemos que “nadie nos ama o nos valora”, entonces “no somos nada ni valemos nada”.

 

Nosotros somos los capitanes en el navío de nuestras vidas y como capitanes, nosotros dirigimos las velas para que el viendo nos lleve a donde queremos. Cuando caemos en la “urgencia”, dejamos que nuestras necesidades guíen nuestras acciones y tomen control de nuestras vidas, es como si dejáramos que el viento guíe nuestro viaje y nosotros solo somos seres inertes en el destino de nuestra existencia.

Y estoy seguro que sabes qué pasará si dejas que el viento guíe tu viaje: lo que va a pasar es que el barco se estrellará contra las rocas y se hundirá.

Cuando dejamos que nuestras necesidades definan nuestra conducta, nuestras acciones, pensamientos y lo más importante: la percepción que tenemos de nosotros mismos, entonces estamos a merced de un inminente naufragio.

 

Muchas veces en esta necesidad de conexión, de intimidad, amor y validación estamos dispuestxs a hacer LO QUE SEA, con tal de recibir un poco de lo anterior y muchas veces esto nos lleva a conductas auto destructivas que inminentemente terminan afectando todas las áreas de nuestra vida.  Porque como te decía: nuestras necesidades no son “insanas”, lo que es insano es lo que estamos dispuestxs a hacer para satisfacerlas.

Te lo pondré así:

La mayoría de las personas cree que necesita tener mucho dinero ¿cierto?

¿Qué pasaría si te dijera: mañana en el desayuno tendrás un millón de dólares para gastar todos los días? Muchxs automáticamente gritarían de emoción y comenzarían a construir fantasías en su cabeza de todo lo que haría con ese dinero…

Muchos de nosotros estamos tan enfocados en nuestras necesidades que ni siquiera nos tomamos el tiempo de preguntarnos: ok, obtendré lo que necesito pero ¿qué estoy recibiendo a cambio? ¿Cuál es el costo-beneficio de recibirlo?

Quizás, si preguntamos nos dirían que el precio de tener un millón de dólares para gastar en el día tiene como pago desayunar tus propias heces fecales ese día…

Y así hay mucha gente que con tal de tener a toda costa lo que necesita: desayuna mierda todos los días.

Y es lo mismo en la búsqueda de una pareja y el amor romántico que nos ha vendido Disney por generaciones, con tal de tener lo más cercano a nuestros ideales inalcanzables de perfección del amor y una relación, a veces aceptamos migajas de amor, ya sea: violencia, indiferencia, desinterés, humillándonos al punto de tener CERO amor propio y lo más importante: a personas que no nos aman de una manera compatible con la nuestra, causándonos más dolor que amor. Porque si, así es, existen maneras de amar y el el “truco” está en relacionarte con gente que ame de manera compatible con la tuya y tus necesidades, como bien lo explican lxs doctores Amir Levine y Rachel Heller en su obra: “Maneras de amar” (uno de los mejores libros que he tenido el placer de leer sobre relaciones amorosas).

Es por ello que en este texto, tengo la firme intención de hacerte saber que ¡ya basta!

Basta de tratar de arrastrarte por atención, basta de despedazarte por un poco de validación: TU MERECES EL PASTEL COMPLETO, NO MIGAJAS.

Y para comenzar a cambiar todo esto tienes que entender algo, incluso diría que más que “entender”, tienes que empezar a “vivir” consciente de algo: TU VALES, Y ERES MERECEDOR/A DE SER AMADX por el simple hecho de estar vivx, por el hecho de existir y punto.

Es importante que entiendas que no eres tus necesidades, no eres lo que otros piensan de ti, no eres solamente lo que haces, no eres solamente lo que piensas, no eres solamente lo que dices, no eres lo que el mundo te ha hecho creer con base en sus retorcidas exigencias y estándares.

Tu VALES, tu MERECES amor…

Y si estás en un lugar donde no te sientes amadx, validadx, acetpadx: VETE, no hay pretextos que valgan.

Vete de ahí y rodéate de gente que sea capaz de ver el maravilloso ser humano que eres, que pueda hacerte saber cuán amadx y especial eres, y no tiene que ser solamente enfocado a un amor romántico y de pareja, me refiero a también encontrar  a tu tribu.

Deja de arrastrarte entre lodo por un poco de atención, deja de buscar llenar ese vació de una necesidad no resuelta con alguien o con algo que no podrá nunca JAMÁS llenarlo.

Solo nosotros somos responsables de satisfacer nuestras necesidades, si esperas que alguien más venga a solucionarlas, entonces estarás siempre a la merced de los demás para ser estable y feliz.

Las necesidades emocionales son cosa seria, tan seria que deberían ser cuidadas y preservadas TODOS LOS DÍAS, porque si tú no cuidas de ti ¿entonces quién?

Y el primer paso para empezar a cuidar de ellas, es aprender a relacionarte con gente que esté interesadx en ti, gente a la cual le importes, te ame y te acepte.

Deja de mendigar, deja de siempre recaer en el mismo círculo vicioso en el que  solamente refuerzas la idea de que mereces ser pizoteadx, no tengas “orgullo”, ten AMOR PROPIO.

Y ya para despedir esta entrada, te dejo una frase de RuPaul Charles:

If you can’t love yourself, how in the hell you’re gonna love somebody else?

Okurrl?

*tongue pop*

Yucateco de corazón, psicólogo de profesión, escritor y fotógrafo por pasión.“Con una mirada idealista y una mente llena de libros de auto superación en un mundo que aún no termina de comprender, Juan de Dios nos comparte algunas de sus reflexiones basadas en historias íntimas y personales con una narrativa entendible por todxs y con una pizca del sentido del humor jotero que TANTO amamos”.