#MeToo contra la dominación sexista - El Closet LGBT
Síguenos en

Opinión

#MeToo contra la dominación sexista

Publicado

el

El viernes pasado tronó una bomba de presión social en forma de denuncias anónimas #MeToo a lo largo y ancho de las redes sociales que ha causado malestar al interior de las comunidades creadoras, académicas, médicas, periodísticas y activistas, entre otras. Todas ellas espacios de poder simbólico, espacios de poder a través del pensamiento, espacios en los que históricamente a las mujeres se nos ha negado y dificultado el acceso. Se dice que quién tiene el poder de definir el discurso tiene el poder real. Por ello no hay que perder de vista en este fenómeno, que el acoso y hostigamiento sexual no son otra cosa que un ejercicio de poder y, que, siguiendo esa línea, hasta tiene sentido que muchos hombres cuando son señalados como agresores digan no haberse dado cuenta; los ejercicios de poder permean todas nuestras relaciones y acciones de una manera, muchas veces, inconsciente o normalizada.

Entender el acoso como una forma de dominación sexista y, esto último, como elemento característico de nuestra cultura occidental son un elemento clave para entender que las denuncias no son personales. Aun cuando sea necesario nombrar a los agresores, una denuncia masiva es claramente un hartazgo generacional que busca señalar una actitud que nos lastima; no reconocerlo sería doble-moral y nos condenaría como sociedad o como individuos a continuar fallando, y, por otro lado, exigir que tengamos la solución es imposible, pero tenemos esto, un punto de partida.

Por todo esto pienso que los discursos que abordan el #MeToo como un tema de erotismo individual o de una venganza masiva por parte de las “feministas no verdaderas” fallan, fallan porque no alcanzan a ver que, por un momento, las mujeres tenemos la palabra.

Por Bertha Hernández

Somos la página LGBT con más seguidores de Latinoamérica. Un espacio para ser tú mismo.