La estúpida comparación entre Mon Laferte y Residente de Calle 13 - El Closet LGBT
Síguenos en

Opinión

La estúpida comparación entre Mon Laferte y Residente de Calle 13

Publicado

el

El cuerpo femenino como arma revolucionaria

Está circulando en redes sociales un meme donde se pretende invalidar y ridiculizar la protesta de la cantante chilena Mon Laferte, comparándola con René Pérez, el cantante conocido artísticamente como Residente. En él aparece el mencionado cantante usando una playera en apoyo a los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa.

Lo que ese meme pone de manifiesto es varias cosas, que enunciaré a continuación:

1. Una profunda ignorancia

En ese meme, donde Mon aparece con el torso desnudo y Residente aparece con una playera puesta, hay una leyenda que dice: no hace falta desnudarse para protestar. Lo que la persona que hizo ese meme ignora es que Residente se ha manifestado en varias ocasiones con el torso desnudo, ya sea para apoyar a los indígenas mapuche, para oponerse al extractivismo minero y también para denunciar la escasez alimentaria.

Si en esa ocasión René estaba vestido no era para no incomodar a las «buenas conciencias», sino para promover la venta de esa playera. Las ganancias de esta fueron íntegramente donadas a los padres de los 43, para que pudieran continuar con su búsqueda de justicia.

2. El cuerpo femenino ofende, el masculino no.

Como ya escribí en el anterior párrafo, René ha aparecido con el torso descubierto en múltiples ocasiones , ya sea como modo de protesta o solo para hacer un statement divertido. Cuando promocionaba ‘Gordita’ junto a Shakira, se escribió en el cuerpo «Hoy soy tu Piqué». El hecho no escandalizó, sino que fue bien recibido como un chiste.

¿Por qué el cuerpo femenino sigue incomodando tanto? Basta con ver las políticas de plataformas como Facebook o Instagram: si se suben torsos desnudos femeninos se corre el riesgo de que borren la publicación, sino que el perfil desde el que se publicó sea suspendido. La desnudez femenina sigue estando proscrita.

3. Cuerpos femeninos sí, pero solo para consumo masculino.

En múltiples alfombras rojas y otros eventos, hemos visto a cantantes como Rihanna que usan transparencias casi totales y muestran los pezones. Y ahí ningún hombre sale a quejarse, sino que hasta lo aplauden y hacen comentarios morbosos.

«Es que Rihanna sí tiene buenos pechos», dirán algunos. Amigo, ese es el punto: Mon no se desnudó para exhibir que tiene buenas tetas y que tú fantasees con ellas, lo hizo para alzar la voz por un problema urgente: la escalada de violencia política en su país, Chile, y su solidaridad con los movimientos feminisistas.

Ella no tiene pechos «perfectos» como la industria del porno sugiere que deben ser. Es una mujer REAL, como nuestras madres, hermanas, amigas, esas que aun sin ser perfectas viven en continuo riesgo de ser acosadas, violadas y asesinadas.

4. Es que sacó una canción al otro día, solo era marketing.

Amigo, el arte también puede ser una herramienta política y contestataria. No es gratuito que la música de protesta haya sido parte fundamental de los movimientos sociales el siglo pasado, que Picasso haya pintado la Guernica para denunciar los horrores de la guerra o que más recientemente, en las protestas en nuestro continente, la música urbana haya tomado un papel preponderante. Se puede hacer música y al mismo tiempo, un statement político.

Si eres de los que creen que «hay otras formas» y «no hace falta exhibirse», entonces seguramente desconoces tu propia historia. Hace más de cuatro décadas, las semillas de las libertades de las que hoy gozamos las sembraron mujeres trans, atrevidas, fuertes y sí: exhibicionistas.

Para que hoy desde tu privilegio puedas criticar a personas como Mon, tuvo que haber una generación de valientes que usó su cuerpo como arma política.

¿Y tú, vas a seguir creyendo que los cuerpos desnudos no logran nada? La próxima vez que puedas pasear con tu pareja de la mano o besarla, piensa en que esos exhibicionistas, como tú los llamas, son las madres de todos los derechos conseguidos.