Eurovisión revive el debate del 'pinkwashing' en Israel - El Closet LGBT
Síguenos en

Opinión

Eurovisión revive el debate del ‘pinkwashing’ en Israel

Publicado

el

El pasado domingo Israel se levantó con el triunfo del Festival de la Canción de Eurovisión, el evento más grande en términos de audiencia en el mundo y el más longevo también ya que se transmite desde 1956, pero ahora el debate se está centrando en el uso político que las autoridades le están dando para lavar su imagen ante Europa.

La ganadora fue la artista Netta Barzilai, con la canción Toy, una pegajosa tonada pop con toques experimentales y una letra que reivindica la lucha feminista. Desde la presentación de la canción y el video oficial se mantuvo como la gran favorita para ganar el concurso.

En su breve discurso al ser presentada como ganadora, Netta dijo: «Muchas gracias por elegir a lo diferente. Muchas gracias por aceptar las diferencias entre nosotros. Gracias por celebrar la diversidad. ¡Amo a mi país!».

Israel ha sido señalado históricamente por utilizar el llamado pinkwashing, una práctica en la que un gobierno, empresa o persona promueven una supuesta apertura hacia la población de la diversidad sexual para ser percibidos como progresistas y defensores de los derechos humanos.

Así, Israel ha promovido a Tel-Aviv como la meca gay-friendly de todo el Mediterráneo y realiza uno de los eventos del pride más grandes del mundo, esto para que la población LGBTTIQ se sienta identificada con su actuar en cuanto a la islamofobia y la idea del Estado de Israel como un Estado homonacionalista en donde los palestinos no tienen cabida.

La última vez que Israel ganó el festival, en 1998, lo hizo con la cantante transgénero Dana International, y ahora lo hace con una defensora de los derechos de la población no heterosexual y con una letra de empoderamiento feminista, así, el debate se reabre.

La crítica se ha centrado en el uso que le está dando el gobierno israelí a este triunfo para ocultar sus ofensivas a la población palestina en los últimos días, derivadas del traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén por decisión de Donald Trump.

El propio primer ministro, Benjamin Netanyahu, ligó ambos eventos en sus mensajes oficiales a través de su cuenta de Twitter, celebrando la victoria en el certamen y la apertura de la embajada como hechos históricos que “bendice” a Jerusalén y al Estado de Israel, y anunciando que en 2019 el festival se llevará a cabo en dicha ciudad llena de conflictos sociales, políticos y religiosos.

La complejidad del conflicto que se vive tiene muchas aristas, pero lo que es cierto es que Israel ha incumplido 26 resoluciones de la ONU por sus ataques a la población palestina, siempre respaldado por su mayor aliado Estados Unidos.

Para muchos, el uso de Eurovisión como un escaparate de Israel para difundir su apertura a la comunidad LGBTTIQ la ha ayudado a limpiar su imagen frente a las grandes comunidades europeas críticas de las acciones israelís en la Franja de Gaza.

Fotógrafo y periodista especializado en derechos humanos. He colaborado en medios como VICE, Horizontal, Más por Más, La Jornada y Milenio. Me gusta hacer entrevistas, escribir crónicas y repetirme diariamente que solo el amor podrá salvarnos.

Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Deja un comentario