Síguenos en

Cine

Emma Watson… y el misterio de la igualdad

Publicado

el

¡OCULUS REPARO!

 

¿Hay persona que no sepa de la existencia de Emma Watson? El mundo la conoció por primera vez en 2001 con tan sólo 11 años, encarnando a la pequeña Hermione Granger, en la adaptación de ‘Harry Potter y la Piedra Filosofal’, para la pantalla grande.

Hombres y mujeres hemos sido hechizados más de una vez por esta joven, convirtiéndose en un amor platónico o una fuente de admiración e inspiración.

El caso es que la señorita Watson, no deja a nadie indiferente.

 

emmawatson6-jpg-pagespeed-ce-4oan60o6rg

 

Quizá parezca que ya hace un par de años dejó atrás la imagen de la joven bruja que le dio fama internacional, pero parece tener más en común con la estudiante de Gryffindor de lo que pensábamos: La rigen los mismos valores y coraje que Hermione, ¿Alguien recuerda la P.E.D.D.O. (SPEW) que Granger fundó para otorgarle los mismos derechos a los elfos domésticos?

 

 

Consciente de su arrolladora popularidad, su capacidad para mover masas e influir en su seguidores, Watson optó por el camino menos transitado para una estrella ya establecida (y en constante crecimiento), que a sus veintes, pareciera tenerlo todo. La británica se encuentra sumamente comprometida en campañas y todo tipo de manifestaciones que alientan a hacer de esta sociedad una más inclusiva.

Blanco de elogios por su postura feminista, así como también de fuertes críticas de quienes no entienden el concepto como tal, se sienten amenazados o amenazadas por la seguridad con la que ella alza la voz y se atreve a decir lo que sus contemporáneas callan o sencillamente no les importa. Unos la aman y otros la odian.

 

Estos últimos años se ha convertido en una figura a quien seguir el paso muy de cerca; la chica levanta polémica, gracias a la certeza en sus palabras por un mundo igualitario. Emma tiene fija su postura y el poder de cambio que puede lograr como si se tratase de un hechizo aprendido en Hogwarts.

 

e7a56da2-7c9d-4826-8fc2-c6dedaaf988d

«Feminismo, por definición es creer que tanto hombres como mujeres deben tener iguales derechos y oportunidades».

 

Sabemos que el feminismo no es una corriente de mujeres contra hombres, «Su finalidad es alcanzar la igualdad en derechos, obligaciones. Políticamente, culturalmente, socialmente, económicamente, así de simple«. Afirma sin siquiera titubear. Al contrario del machismo que es una ideología, la cual sostiene que el hombre es por naturaleza superior a la mujer.

Los hombres podemos ser feministas y gozar de los beneficios de la iniciativa a la par que ellas. Las mujeres, lamentablemente pueden ser machistas y tanto hostigar a otras mujeres como a los propios hombres e incluso ellas (Quienes hostigan) ser víctimas de su propia mentalidad.

 

«Los hombres tampoco gozan de los beneficios de la igualdad. No se habla de que el hombre está aprisionado gracias a los estereotipos de género. Si se liberan, las cosas cambiaran como consecuencia natural para las mujeres. Si los hombres no tuvieran que ser agresivos para ser aceptados, las mujeres no sentirían la necesidad de ser sumisas. Si los hombres no controlaran, las mujeres no sentirían que tienen que ser controladas»

 

‘HE FOR SHE’, EL INICIO DE SU LUCHA POR LA IGUALDAD.

 

En 2014, Emma se convirtió en embajadora de buena voluntad de la ONU, específicamente en UN WOMEN, cuando la campaña ‘He For She’ se celebró el 20 de septiembre en la sede de las Naciones Unidas en New York. Está orientada a borrar los prejuicios sociales y difuminar las dudas en cuanto al desconocimiento sobre el feminismo.

 

Muchas personas se sienten incómodas con dicho término y con todo lo que ello conlleva, incluso se ha llegado a creer que es un movimiento en contra de los varones. Nada más alejado de la realidad. Por ello Emma ha intentado arrancar de raíz esos fantasmas que colapsan la iniciativa o que incluso la satanizan.

«La mayoría del tiempo se habla de desigualdad que sufren las mujeres pero pocas veces se habla de la desigualdad en los hombres».

Con ésta premisa la chica busca simpatizar y hacer partícipe de ambos géneros a unirse.

 

«He visto a hombres jóvenes aguantando el dolor de una enfermedad mental, por miedo a pedir ayuda, porque eso los hará ver menos masculinos. He visto hombres frágiles e inseguros por culpa de un sentido distorsionado de lo que constituye ser un hombre de éxito».

 

El machismo sigue latente y cobrando víctimas silenciosas; por una parte, los hombres muchas veces se ven frustrados por no alcanzar lo que como sociedad se espera de ellos: un puesto importante, ser el líder y mantener una familia. Cuando no se llega a llenar estos estándares apegados al varón, se cree que pierden su virilidad, su respeto y suena ridículo pero incluso que son ‘menos’ hombres.

 

Por el lado de las féminas, no es bien visto que ellas ganen más que sus esposos, no se les permite ser exitosas, incluso hay cierto temor y los hombres las llegan a ver como amenazantes a su hombría. En situaciones extremas cuando un noviazgo o matrimonio ‘sufre’ de esto, se puede llegar a convertir en un escenario violento tanto física como psicológicamente.

 

«Tanto los hombres como las mujeres deberían sentirse libres de ser sensibles. Tanto los hombres como las mujeres deberían sentirse libres de ser fuertes» (Emma Watson).

 

La actriz ha sido clara, ella cree que para alcanzar la igualdad no es necesario un rompimiento o una división entre hombres y mujeres, sino una unión aceptando nuestras propias diferencias, abrazando nuestros miedos y realzando nuestros valores. La visibilidad e información son las armas más poderosas que podemos tener y la intérprete inglesa lo sabe perfectamente. La invitación a otros sectores de la sociedad es clave y determinante para «normalizar» las situaciones que en dado momento y de manera equivocada se cree que afectan el equilibrio social como lo conocemos.

 

En el caso del colectivo LGBTTTIQ sucede algo parecido. Se debe entender que toda lucha es ‘La lucha’, así como por lo que se pelea debe ser la de otros y otras, muy por encima de una orientación sexual, (sea homo, hetero, bi o trans) al final todos somos humanos.

 

Las mujeres lesbianas, bisexuales y transgenero son precisamente eso: ¡Mujeres!

¿Por qué no apoyar acciones que fomenten igualdad para otras, sin importar si son heterosexuales?

Mujeres heterosexuales que quieren un pago justo, mismos derechos, ¿Por qué no respaldar las acciones del colectivo LGBTTTIQ?  Ahí existen mujeres también como ustedes.

Hombres gay, bisexuales y trasngénero, al respaldar los derechos de las mujeres automáticamente respaldas al 50% de los miembros de tu comunidad.

 

Hombres heterosexuales, tengan la confianza y libertad de expresarse sin miedos, sin prejuicios, sin señalamientos. No hay nada de malo en ello y no resta nada en ti, al contrario te hace más completo. Todos nos encontramos entrelazados y ningún movimiento ni sentimiento es ajeno. Entre más unidad exista, habrá un mayor alcance y beneficios para todos.

 

«Mis padres no me quisieron menos por haber nacido mujer. En mi escuela no me limitaron por serlo. Estas son las influencias que me han hecho la persona que soy hoy. Tal vez pueden no saberlo, pero son ellos quienes están cambiando al mundo. Los verdaderos embajadores de la igualdad».

«Al darnos cuenta que todos podemos ser parte del problema, todos podemos hacer la diferencia»

 

La misión es que cada vez haya más inclusión, pero no podemos hacerlo si solo la mitad de las personas están invitadas a la «fiesta».

La principal finalidad es esa, que formemos parte de otros grupos e invitemos a más personas a ser aliados y nosotros los de ellos.

La gente no se define por su género, su orientación sexual, etnia, idioma o color de piel.

¿Por qué ese afán de separarnos y creer que los problemas de otros no nos afectan?

 

Suena contradictorio, pero, entre menos marcadas estén nuestras diferencias, las mismas van a materializarse para bien y podrán brillar con más luz y de una forma más genuina. Cuando dejemos de vernos unos contra otros como enemigos declarados, sólo entonces, podremos formar un equipo más grande y poderoso.

 

«Si crees en la igualdad, para hacer el cambio necesitamos estar unidos. Te invito a dar un paso al frente y te preguntes: Si no soy yo ¿Quién? Si no es hoy, ¿Cuándo?»

 

Cinéfilo, lector compulsivo. Creo que en éste mundo lleno de guerra, cualquier demostración de amor debe ser considerada un verdadero milagro.

Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Deja un comentario