Harvey Weinstein es condenado a 23 años por delitos sexuales - El Closet LGBT
Síguenos en

Noticias

Harvey Weinstein es condenado a 23 años por delitos sexuales

Publicado

el

El jurado declaró a Weinstein culpable de estos cargos el pasado 24 de febrero.

Una de las historias con las que comenzó el #MeToo ha alcanzado su conclusión: el productor Harvey Weinstein, alguna vez uno de los hombres más poderosos de Hollywood, fue condenado hoy a 23 años de prisión por agresión sexual y violación en tercer grado.

En una declaración durante la audiencia donde se le dictó sentencia, Weinstein se expresó arrepentido por las acusaciones, pero también confundido. “A todas las mujeres que testificaron: tendremos diferentes verdades, pero siento arrepentimiento por ustedes”. Además, añadió que consideraba tener buenas amistades con algunas de ellas.

Estas “buenas amistades” de las que Weistein habla, incluyen a la asistente de producción Miriam Haley, quien conoció a su agresor en “Project Runway”.

En 2006, Weinstein se impuso físicamente y la obligó a hacerle sexo oral. “Cuando me atacó esa tarde, usando su fuerza física, sin importarle mis gritos y protestas, mi resistencia física, mi miedo, mi pánico, me dejó huellas profundas, mental y emocionalmente”, dijo Haley frente a la Corte. Por lo visto, parte de la verdad de Weinstein es que para él era normal abusar sexualmente de sus amistades.

Jessica Mann, actriz de 34, también testificó en el juicio contra Weinstein. “No sé cómo explicar el horror de ser violada por alguien que tiene ese poder. El impacto psicológico es profundo. La violación no dura sólo un momento… dura para siempre”.

La asistente del Fiscal de Distrito, Joan Illuzzi, alabó a Haley y a Mann por haber tenido la fuerza para testificar. “El acusado jamás habría parado de lastimar y destruir más vidas”, dijo. “Cada una de estas mujeres representa la fortaleza de una persona que dice ‘Basta’”.

Los primeros señalamientos públicos contra Weinstein salieron en Octubre de 2017, en investigaciones periodísticas publicadas por The New York Times y The New Yorker, donde se dio voz ano nada más Haley y Mann, sino a docenas de mujeres de la industria, incluyendo las actrices Ashley Judd, Rose McGowan, y Rosanna Arquette. A este grupo se fueron añadiendo más testimonios de abuso por parte de Weinstein, incluyendo el hostigamiento sexual a Salma Hayek, y la historia de cómo complicó la carrera de Mira Sorvino cuando ella se rehusó a tener relaciones con él.

El nombre de Harvey Weinstein estuvo asociado por años a películas ganadoras del premio Óscar. Él inclusó ganó uno como productor en 1999, por la película Shakespeare in Love, pero su compañía Miramax, produjo y distribuyó decenas de películas que compitieron y/o ganaron ese premio. Fue uno de los productores más poderosos de Hollywood, y usó su poder para aprovecharse de y atacar a mujeres de todos los niveles, desde ganadoras del Óscar a asistentes de producción que querían comenzar su carrera. Que su caída y prisión sean su legado, para que el resto de la industria haga conciencia de que estas prácticas, tan tristemente comunes, no deben tener cabida en el mundo.

Miriam Haley cerró su declaración ante la corte con las siguientes palabras:

“Nunca me sentí vengativa, y al iniciar este proceso, no sentía enojo: me sentía triste. Triste por mí misma, triste por todas las que lastimó, y hasta triste por él, por haberse hecho esto a sí mismo. Pero he visto la indiferencia, la falta de arrepentimiento, falta de conocimiento, de conciencia, y de autoconciencia, por parte del acusado durante el proceso, y eso me ha enojado. Me ha quedado claro qué está desconectado de la gravedad del crimen que cometió contra mí y del impacto que tuvo. Sólo puedo esperar que la condena que la corte juzgue procedente sea suficientemente larga para que Harvey Weinstein reconozca lo que hizo, y se arrepienta genuinamente”.

Con información de El País y Variety. La declaración de Miriam Haley.
Más información sobre el grupo de Silence Breakers, Salma Hayek y Mira Sorvino. 

Tolkiendili y Slytherin. Mis ambiciones son volver al Wacken, hacer tortillas a mano, ver Hamilton, y normalizar la compra de libros aunque tenga otros sin abrir.