Escuela podría enfrentar demanda por erigir una bandera gay en su cafetería - El Closet LGBT
Síguenos en

Noticias

Escuela podría enfrentar demanda por erigir una bandera gay en su cafetería

Publicado

el

Un grupo de padres de familia en la ciudad de Marshall, Minnesota amenazan con demandar a la escuela secundaria local por una bandera gay colocada dentro de la cafetería. En una reunión llevada acabo hace algunos días, los padres argumentan que mostrar una bandera pro LGBTQ, y no permitir otras banderas, implica un trato preferencial para la comunidad, según lo publicado por el medio Marshall Independent.

Un estudiante afirmó al medio impreso que su petición de oposición a la bandera fue ignorada y eliminada por el personal de la escuela y a los estudiantes (“argüenderos” los llamaría yo) que erigieron banderas alternativas, incluida una que representaba a un padre, madre e hijo, las quitaron de inmediato. No podemos culparlos pues mucha de esa “educación” viene de casa en donde existen padres intolerantes.

Los padres marcaron la bandera como “divisora” pues según ésta puede hacer que sus hijos se confundan, argumentando que la presencia de esa bandera es el imponer una “ideología” que limita el derecho a hablar sobre la sexualidad e incluso llamaron a la homosexualidad como un sistema de “creencias”.

Durante la reunión, el grupo de padres amenazó con demandar a la institución si la situación no se soluciona de inmediato. El abogado que representa a los “inconformes” dijo que la escuela se enfrentará a la demanda a menos que se cree una “política neutral” con respecto a los puntos de vista.

Uno de los padres, Mohammed Ahmed, quien representa a los padres de estudiantes musulmanes, mostró su inconformidad por la bandera que se exhibía. “Queremos dejar en claro que no estamos en contra de ningún grupo pero como padres, tenemos el derecho de educar a nuestros propios hijos sobre la sexualidad”, dijo -así como los que según no son homofóbicos pero están en contra del matrimonio igualitario y otras situación- dejando en claro nuevamente la intolerancia e ignorancia de las personas.

Por favor que alguien les avise que la bandera no va a darles clases a sus hijos ni se va a sentar a comer el “lonche mientras les hablas sobre el maravilloso mundo gay. Pero la cereza del pastel fue lo que el hombre añadió en su declaración  “¿Qué sigue, un currículo que enseñe ese estilo de vida en nuestras aulas” (Porque por si no lo sabían amigos, ser gay es un estilo de vida. #EstiloGay).

Otro boomer que no pudo quedarse sentado fue el pastor retirado, Bernie Wang, al decir que era un problema de identidad sexual y que la bandera tenía la intención de normalizar y obligarnos a aceptar, abrazar y promover elecciones de estilo de vida. Según esto la bandera apoya una agenda que “promueve un debilitamiento sistemático de la moral y los valores públicos” (que alguien le avise que la iglesia solita se anda debilitando con tanta porquería qué pasa dentro de ella, no necesita que una bandera le eche la mano).

Por otro lado, el reverendo Scott Luther, pastor de la Primera Iglesia Luterana, señaló que “Dios ama a todos como son, no como deberían ser de acuerdo a las evaluaciones de algunas personas”. “Hace cincuenta años, si estuviéramos aquí podríamos tener una etiqueta diferente… en lugar de LGBTQ podría ser afroamericano. Piensa en eso”, dijo.

Karrie Alberts, asesora de la Alianza Gay-Heterosexual de la secundaria les dio un “regaño” de aquellos a los “ofendidos” por la bandera, “Ser LGBT no es una creencia. No puedes ser coaccionado o persuadido de ello. Mostrar aceptación del grupo no requiere que nadie comparta esa orientación o identidad. De hecho, no puedes, porque no puedes elegirlo» añadió.

En cuanto a los alumnos -que parece que no todos lo tomaron bien- hay otros, como Juliana, estudiante de séptimo grado de aquella institución, dijo que erigir la bandera fue algo realmente bueno que el distrito escolar hizo. “En  mi opinión, la bandera representa la esperanza de aceptación e igualdad, y poder no tener miedo por su seguridad», dijo. “Un miembro de mi familia creció durante un tiempo en el que no era aceptable ser LGBTQ +, por lo que la bandera significa mucho para ellos. Además, no dudo que muchos de los estudiantes sienten que son más aceptados debido a la bandera. Y dependiendo de su situación, podría hacerlos sentir más seguros «.

Hasta el momento no hay una resolución a dicha situación y aunque muchos podrán pensar que solo se trata de una bandera, aquella representa más y ha dado una nueva lección sobre la intolerancia que aún existe, y lo peor es que son personas con hijos. No hay nada más desesperanzador que ver la forma en que tratan de “educarlos”, en donde una bandera es algo ofensivo y la intolerancia algo común.

 

Con información de metroweekly.com

 

La mitad de mi vida la paso creando contenido y escribiendo; la otra mitad haciendo memes. Artista ya no tan frustrado.