Adhara Pérez, la niña mexicana con un IQ más alto que Stephen Hawking y Bill Gates - El Closet LGBT
Síguenos en

Noticias

Adhara Pérez, la niña mexicana con un IQ más alto que Stephen Hawking y Bill Gates

Publicado

el

Tenía tres años cuando la diagnosticaron con Asperger. Como mucha gente cuyo diagnóstico forma parte de este espectro, Adhara Pérez se enfrentó con incomprensión y rechazo por parte de su entorno escolar: bullying, profesores que creían que no se esforzaba, y que no tendría futuro. Un día la encerraron en una casa de juegos y desde afuera, le gritaban que era una rara.

Hace unos días, en el marco del comercial de Sprite, hablaron de lo vital que es la familia para la gente que enfrenta rechazo por ser diferente. En el caso de Adhara Pérez, la familia fue la diferencia. Su madre, Nallely Sánchez, la llevó al Centro de Atención al Talento (CEDAT), donde le dijeron que la razón de su poca adaptación al sistema educativo no era una falta de capacidad, sino que al contrario, Adhara posee un coeficiente intelectual considerablemente alto.

En el CEDAT Adhara pudo estudiar el tiempo que la economía de su familia le permitió; se graduó de nivel preparatoria en tiempo récord antes de tener que interrumpir sus estudios. Originaria de Tláhuac, Ciudad de México, Adhara vive en una ciudad donde la educación pública no tiene programas para gente superdotada, y donde el gobierno local ha retirado el apoyo económico a niños talento.

Hoy, Adhara estudia tomando clases de inglés, y en línea estudia la universidad: Ingeniería Industrial en Matemáticas, y también Ingeniería en Sistemas. Quiere estudiar astrofísica en la Universidad de Arizona, La buena noticia es que dicha Universidad está interesada en que estudie con ellos.

Adhara tiene ocho años y pese a las adversidades, el mundo parece abrir sus puertas para ella. Ya salió mencionada en la revista Forbes como una de las 100 mujeres más poderosas de México. Ya ha asistido de oyente a la Universidad Nacional Autónoma de México.

Muchas notas periodísticas sobre ella han destacado que su IQ es más alto que el de Albert Einstein o Stephen Hawking. Pero de qué serviría un IQ tan alto si no tuviera el apoyo de la familia, si su mamá se hubiera quedado con lo que decían en la escuela. O qué habría pasado si no hubiera tenido la oportunidad de estar unos pocos años recibiendo educación especializada. La desigualdad y la falta de apoyo familiar son caros no nada más para el individuo, sino para el resto del mundo. Qué tanto del conocimiento científico actual sería diferente si Einstein o Hawking no hubieran podido desarrollar su inteligencia y aplicarla a la ciencia.

Esta historia nos recuerda que el que alguien no encaje en un sistema no necesariamente significa que esa persona esté mal.

Esperamos que Adhara pueda llegar a la universidad a la que quiere asistir y estudiar la carrera que hoy sueña en realizar. Alegrémonos que no está en un entorno aún más limitante para poder lograr esos sueños. ¿Qué tal que hubiera nacido en una época o familia en la que a las mujeres no se les permitía acceder a educación universitaria? Hoy Adhara, aún niña, ya está considerada una de las mujeres más poderosas de México. Su IQ supera al de destacados científicos. ¿Cuántas mujeres científicas no habremos perdido en el camino, por culpa de la exclusión, la pobreza, la desigualdad de género? Seguramente muchas. Qué alegría que el mundo siga cambiando.

Tolkiendili y Slytherin. Mis ambiciones son volver al Wacken, hacer tortillas a mano, ver Hamilton, y normalizar la compra de libros aunque tenga otros sin abrir.