Reseña de "La noche se me fue de las manos", una novela LGBT sobre la fugacidad del amor - El Closet LGBT
Síguenos en

Libros

Reseña de «La noche se me fue de las manos», una novela LGBT sobre la fugacidad del amor

Publicado

el

«Lo tengo conmigo, de la mano, y no voy a dejar que se me vaya

El escritor mexicano Max Ehrsam debuta triunfalmente con esta novela, publicada bajo el sello de Alfaguara perteneciente al grupo editorial Penguin Random House. En esta novela conocemos a “Gato” y Nate, dos hombres gays que encuentran o reencuentran en un Starbucks, un encuentro que dura tan solo unos segundos, los cuales son suficientes para que ambos captaran la atención uno del otro.

«Una mañana gélida, dos hombres se miran a través de la ventana de un café en Chicago. Se tocan ligeramente con los ojos, como si se conocieran de antes, de otra vida. No se hablan, sólo se graban la figura del otro y quedan a la espera de que un venturoso azar los haga coincidir de nuevo. Y sí: esa misma noche coinciden.»

La novela es narrada en primera persona por “Gato”, él es un latino que migró hacia San Francisco, y actualmente trabaja como editor de libros de texto. Nathaniel por su parte un sociólogo y escort que trabaja en Chicago originario del medio oeste de Estados Unidos. Dos mundos totalmente diferentes que ambos protagonistas lucharan por compaginar.

«La atracción física es instantánea; el sexo, patentemente sabroso. Su deseo recíproco de tener una relación amorosa está en parte incitado por el uso de drogas recreativas. A pesar de que uno de ellos debe mudarse a la esquina opuesta del país y renunciar a su vida como escort y como sicoterapeuta, inician una vida en pareja, instalada exclusivamente en el presente; en un mundo sin historia y sin futuro. »

El pasado de nuestros protagonistas, sus defectos sus virtudes y la combinación de sus elecciones llevarán a esta pareja a puntos muy difíciles.

«Sin embargo, tras un periodo de absoluta felicidad, el pasado irrumpe con fuerza devastadora y precipita esta historia de amor hacia un triste, casi trágico final. »

Cuando me preguntan por qué me gusta leer, la forma más sencilla que tengo para responder es: “Porque leer te lleva a otros mundos, a otras vidas, a otros lugares”. Lo cual siempre me deja con la sensación de no haber dicho nada, un libro no es bueno o malo si los “expertos” lo dicen, un libro es bueno cuando este te hace sentir enojo, frustración, alegría tristeza, miedo, eso hace que un libro y por lo tanto el autor sean buenos, esa habilidad de transmitir emociones.

Esta historia nos muestra cómo el amor no siempre es suficiente para poder mantener una relación, como también algunas relaciones están destinadas a durar poco o incluso a ser algo de una sola noche y cómo podemos algunas veces tratar de hacer que algo funcione aunque realmente ese no es el camino. En una entrevista, Ehrsam comenta que esta novela nos entrega una de las cosas que pueden pasar cuando forzamos una relación, ya que nuestros protagonistas de alguna manera logran hacer que algo que solo debió de ser de una noche dure más de dos años.

“Gato” y Nate llevan un vida en pareja casi perfecta al principio y muchas de las veces el sexo llevado de la mano con drogas es lo que soluciona sus problemas, las escenas de sexo son explicitas y se agradecen más allá por lo erótico, sino por la representación verdadera de una relación homosexual. Y esto fue algo que el autor dejó muy en claro, no pretendió pintar la vida sexual de color rosa para que nadie se sintiera atacado u ofendido, lo hizo realista y sincero.

Muchas veces nos aferramos a las personas aunque no nos corresponde estar con estas, tal vez por las ganas de tener una relación sentimental y amorosa o por la necesidad de evitar la soledad. La narración tan descriptiva de Max, nos lleva desde la apreciación de olores hasta colores y formas, son tan importantes las descripciones que realiza en los puntos clave que permiten terminar de envolvernos en la historia y atraparnos por completo.

Como una especie de historias intermedias tenemos, narraciones de las infancias de algunos niños donde podemos presenciar prejuicios sociales como el racismo, el clasismo y el bullying, estas historias son el pasado de estas mismas personas que siempre arrastraran con ellos y siempre estarán presentes en sus vidas. El final del libro provocó en mí una serie de emociones como enojo, angustia, miedo y preocupación, definitivamente un libro al que todos debemos de darle una oportunidad y que entrará directo en nuestros favoritos.

Ing. Industrial, me gusta leer y nadar.