Síguenos en

Libros

#Reseña del libro ‘Tomboy: Una chica ruda’, una novela sobre la identidad

Publicado

el

Tomboy, una novela sobre la identidad

Liz Prince cuenta su historia en Tomboy. Una chica ruda (editorial Alfaguara, 2017) pues, como agrega el subtítulo del libro, “memoria gráfica de Liz Prince”, ella es una “tomboy” que al español podríamos traducir como “marimacha” o “machorra”, sin ninguna carga despectiva. Desde chiquita Liz prefiere vestirse con pantalones, camisas, corbatas y gorras y no con vestiditos rosas; tiene el pelo corto y le gusta jugar a las luchitas y a Los Cazafantasmas y en las cuentos románticos ella siempre quería ser el galán que rescata y despierta a la princesa con un beso, además usa calzones de niño y juega beisbol…

En fin, que Liz tiene todo para ser una buena marimacha o machorra. Pero eso, que para una niña podría ser normal dado su inocencia del mundo, causa extrañeza en la demás gente acostumbrada a poner etiquetas y comportamientos a lo que debe ser “femenino”. Y entonces, en vez de hacerla sentir segura y triunfante, la gente hacía que Liz se sintiera débil y marginada.

Tomboy es una novela gráfica, de manera que la lectura es más rápida y más divertida pero el propósito es el mismo: hacernos ver a todos sus lectores los prejuicios y tabús que aún tenemos en torno al género. En un momento, Liz dice que los niños son como las esponjas para lavar los trastes: absorbemos todo aquello que nos enseñan nuestros padres, en la escuela y lo que vemos en los medios, y luego esos niños repetimos y arrojamos esa información al mundo. Así que si no te ves y actúas como nos han enseñado desde chiquitos lo que es la norma lo que recibes son comentarios raros o hasta insultos.

En ese sentido, Tomboy podría ser una novela que con humor nos pone a pensar en esos problemas de género: lo que está determinado socialmente por ser niña (el rosita de la ropa, jugar a la comidita, ser la que cocina) o ser niño (vestir de azul, jugar a las luchas o a los cochecitos y ser el que provee). Nada de eso, hay que romper con esas barreras y dejar de inyectarles prejuicios a nuestros niños, parece decir Liz Prince con su novela.

Además, Tomboy es una fascinante novela gráfica sobre la difícil etapa de la adolescencia, cuando las mujeres empiezan a menstruar, les crecen las bubis y las caderas: Liz no se siente muy a gusto en su cuerpo, ella se niega a crecer y ser mujer, prefiere mantenerse en su apariencia de “niño” o de “chica ruda”.

Otra cosa es que a las adolescentes se les enseña a cuidar la virginidad o a perderla, a tener novio o novia, caminar agarraditos de las manos y besarse, pero a Liz todo ese protocolo se le complica porque en la ecuación su apariencia le resta atractivo, así que Tomboy también se convierte en una búsqueda de ese primer amor. Finalmente, es una novela gráfica sobre la amistad y la identidad: luego de tratar de encajar en varios grupos para ser “uno de ellos” sin éxito, al final encuentras al grupo de amigos adecuado en el que ya no te sientes raro, porque todos son raros y todas sus rarezas los hacen tener algo en común. Por estas y muchas otras historias es que Tomboy tiene algo qué decirnos, te identificarás con algo que le haya pasado a Liz Prince.

Si te interesa, lo puedes comprar por Amazon en la siguiente liga: https://amzn.to/2R4xg8H

Escritor y editor. Desde la preparatoria ha participado en organizaciones de lucha contra el sida, fue conductor del programa de televisión Guau!, de Telehit, y es editor de Quimera ediciones, la primera editorial gay de México. Es autor de "No recuerdo el amor sino el deseo" (2008) y "La síntesis rara de un siglo loco" (2017), además de coautor de "México se escribe con jota. Historia de la cultura gay" (2010) y antologó “Un amar ardiente. Poemas a la virreina” (2017), de sor Juana Inés de la Cruz.

Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Deja un comentario