Síguenos en

Fuera del clóset

Consejos para saber cuándo decirle a tu pareja que eres bisexual

Publicado

el

Comenzar una relación amorosa puede ser para algunas personas algo que provoca miles de sensaciones y sentimientos. Hay a quienes que la simple idea de sentirse vulnerables ante alguien les ocasiona ansiedad y/o estrés. El mostrar todo tu ser a alguien no es lo más fácil del mundo, ya que no solo deberás mostrar las virtudes que puedas tener, sino también los defectos (todos tenemos tanto virtudes como defectos).

Dicen que la base de cualquier relación son dos cosas: uno es el buen sexo, aunque hay a quienes no les guste esta parte o no sea algo primordial, y segundo la comunicación. Es en este segundo punto donde entran muchas de las cosas por las que una relación es exitosa o desastrosa. La comunicación implica para muchos no tener secretos y un nivel de confianza donde ambas partes se cuenten todo.

Empezar una relación siendo bisexual con alguien que es homosexual o heterosexual, puede ser bastante complicado. Desde el momento en una persona nos gusta y hemos comenzado a tener citas, en nuestra mente rondan algunas dudas: ¿en qué momento le digo que soy bisexual? ¿Debería decirle que soy bisexual? ¿Por qué debo aclarar mis preferencias sexuales?

Cuando comencé mi primera relación heterosexual después de aceptarme como bisexual tenía mucho miedo de que la chica en cuestión tuviera alguna reacción negativa al saber mi orientación. Desde la primera cita, en mi mente siempre estaba una voz que decía: debes decirle antes de que avancen más. Y durante algún tiempo estuve pensando en cómo decirle, hasta que llegue a la conclusión de que no era necesario decirle, y que si en algún momento se daba la ocasión para compartir eso y había una respuesta negativa tal vez esa persona no era la indicada.

Al final las cosas no funcionaron con ella y creo que jamás se enteró, pero aprendí que las cosas simplemente se dan y cuando esto pasa, hay que ser honestos. Algo muy diferente pasó en mi primera relación homosexual, ya que desde la primera cita entre los temas salió el de mi bisexualidad y el chico con el que salía lo tomó bastante bien y su reacción fue como si le hubiera dicho que me gusta le nieve de vainilla y la de chocolate también.

En conclusión, uno no debe apresurar las cosas, ya que de esta manera solo hacemos que las situaciones sean incómodas o raras; siempre esperar el momento indicado para hablar de todas las cosas personales. Siempre teniendo en cuenta que una de las bases de una buena relación es la comunicación.

 

Mas alto de lo normal, me encanta leer y amo la comida, Ing. Industrial con ganas de conocer el mundo. Ateo por voluntad propia.