Vogue Italia retrata la belleza del cuerpo masculino - El Closet LGBT
Síguenos en

Estilo de vida

Vogue Italia retrata la belleza del cuerpo masculino

Publicado

el

El David Renacentista en los cuerpos masculinos del siglo XXI

El arte imita a la vida

A través de los siglos, diferentes expresiones artísticas se han unido para sacar a la luz los más profundos sentimientos. Los deseos y pasiones que guardamos en la profundidad de nuestro ser, aquellos que logran traspasar esas fronteras de la intimidad de las personas para proyectarse con imágenes, colores, formas y palabras que llegan a otros sin importar distancia, cultura ni idioma.

En esta ocasión la potente lente de Fer Piña, el exquisito trabajo del modelo Francisco Rico y los versos de un servidor, Marcos A. Almora se unen para sedimentar una de las ideas más antiguas que ha fascinado al ser humano desde tiempo inmemorables: La belleza del cuerpo humano, específicamente el masculino, bajo la inspiración de una de las obras más reconocidas del Renacimiento; El David de Michelangelo Buonarroti (Miguel Ángel).

 

Las fotografías orgullosamente fueron publicadas por la reconocida revista Vogue en su versión italiana. 


Aquí en El Clóset les presentamos la galería completa adicionada con el texto de Marcos, colaborador en esta página.


Francisco anteriormente también ha participado con nosotros desnudando sus sentimientos y Fer, una talentosa fotógrafa mexicana que captura de manera visionaria retratos e imágenes con identidad propia.


Juntos de forma poética y honesta unen su talento para lograr un trabajo que en conjunto, cumple su objetivo.


“Como una silueta que se vislumbraba entre la luz sin una forma definida.
Como el eco de una voz distorsionada que no alcanzas a entender por completo lo que decía, pero que sabía sin duda alguna que ese llamado era para mi.Un lazo invisible, casi místico.


No sabría decir con precisión si te encontré, me encontraste o simplemente nos cruzamos caminos en esta vida para hallarnos uno al otro, en su propia forma, juntos pero a la vez en separado.



El primer día que te observe tenía el pleno conocimiento a lo que me enfrentaba, aunque tú, en tus adentros aún no podías explicar tus propias formas y fantasmas.
Te vi incluso antes que tú mismo te pudieras percibir, siempre estuviste ahí, pero el verdadero reto era que tú te encontraras a ti mismo.

Cada partícula sobrante que alineaba tu figura era la prueba viviente de que hace falta en algunos momentos de nuestra vida, deshacernos de ellas para poder reconocernos en nuestro propio espejo. Cada trozo rígido de lo que después se convirtió en polvo, fue parte de ti.


Emergiste.
Como aquel mito de las sirenas, mitad humano, mitad pez, a veces incomprensible pero no por ello menos hermoso en tu esencia. En tu propia naturaleza.
Emergiste.
Como el amante de forma espontánea que enamora a cada hombre a su paso sin darse cuenta que a quien debería enamorar primeramente eras a ti.

Es verdad, ya te amabas por quien eras.
Pero hacia falta pulir, darte delicadeza, darte finura en tus extremidades y sí, también darte defectos. Hacerte real.



De la tierra, del agua; la naturaleza misma se encargo de poner cada parte en su lugar.

“El David, siempre estuvo escondido en ese gran bloque de mármol, lo único que yo hice fue quitar las partes que sobraban”.

Sólo era un extraño entre estás cosas, mis manos eran el instrumento pero tú eras quien las guiaba. Todo era nuevo para mi pero a la vez tan familiar.
Casi como si en otra vida, en otro cuerpo, ya hubiésemos coincidido.



Te levantaste desde las cenizas aún con algunas empolvadas sobre tu cuerpo, pero no porque estuvieras destruido, sino porque la luz que de repente emanó de tus ojos por fin veían. Cegaban todo a su paso y hechizaban a quienes se atrevieran a verte como la medusa que convierte en piedra a quien hoza encararla. Pero tú no.
Tú volvías todo a tu alrededor real.
Tú eras real.
Y por fin te diste cuenta cual era tu camino.”
Te echaste a andar por si solo, te había encontrado.
Te habías encontrado y con eso me bastaba.



Si te interesa conocer más del trabajo de los tres, te deja nuestras cuentas personas en Instagram:

Fotografía: Fer Piña
Modelaje: Francisco Rico
Escrito: Marcos A. Almora

Diseño de arte: Esteban Fuentes de María

Cinéfilo, lector compulsivo. Creo que en éste mundo lleno de guerra, cualquier demostración de amor debe ser considerada un verdadero milagro.

Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Deja un comentario