San Valentín sin ti
Síguenos en

Estilo de vida

San Valentín sin ti

Publicado

el

El amor es sin duda uno de los primeros conceptos culturales que nos inculcan desde la infancia, empezando por los modelos familiares que nos crían, pasando por los maratones Disney y concretado tal vez en nuestros primeros romances de la adolescencia.

 

Muchas cosas se nos han dicho del amor: que es incondicional, casi etéreo, casi eterno. O esa idea de la media naranja que a parte de decirte que estás incompleto, supone que hay alguien en algún lugar del mundo hecho para ti. Y admitámoslo, ser merecedores del amor incondicional de un otro solo por existir es ya una idea muy complaciente que se sostiene en nuestros deseos más profundos de aceptación y hasta nos evade de la responsabilidad sobre nuestra propia felicidad.

 

Esa idea de necesitar a otro para estar felices y completos, por más simple que suene, puede llegar a ser tan fuerte que muchos de nosotrxs estaremos dispuestos a normalizar toda clase de violencia en absoluta discreción y negación, pues reconocernos como parte de las dinámicas de violencia requiere mucho valor y salir de ellas, más.

 

En los últimos 14 meses, 85 mujeres han sido víctimas mortales de los celos enfermizos, la parte más obscura del amor romántico. Mujeres que probablemente disfrutaban como tantos otros la celebración del día del amor, han sido asesinadas por personas afectivamente cercanas a ellas, casi siempre novios, esposos, ex parejas o padres.

 

Me gusta pensar que de haber recibido otra educación sobre el amor, pero sobretodo, sobre el amor propio, aún estarían aquí. Historias como esas dan sentido a muchos grupos feministas, quienes trabajan en torno a la deconstrucción del amor romántico y la manera en que éste perpetúa el control sobre la mujer y su cuerpo a través de relaciones basadas en la posesividad, dependencia y violencia. Es el caso de No somos medias naranjas, una colectiva feminista que cuestiona los roles de género y promueve relaciones libres de violencia, conformada por estudiantes del Tecnológico de Monterrey a raíz del feminicidio de Angie a manos de su novio en 2015. 

 

El trabajo conjunto de asociaciones y grupos de la sociedad civil lograron en noviembre del año pasado la entrada en vigor de la Alerta de Género, sin embargo las medidas efectivas por parte del gobierno para ayudar en la prevención y erradicación del feminicidio han sido nulas hasta el momento. Esto ha motivado manifestaciones como el #24N o la de Feministas NL el pasado 11 de febrero frente a las puertas del Palacio de Gobierno donde con un corazón partido por la mitad, a nombre de las feministas de la ciudad se exigieron acciones concretas al Gobernador Jaime Rodríguez Calderón así como a las instituciones correspondientes para detener los feminicidios y transfeminicidios.

 

Por la utopía de un mundo libre de violencias, que este día del amor sea el rojo de las flores y los globos el que inunde la ciudad y no el color de las vidas arrebatadas.

#VivasNosQueremos

Estudiante de sociología por la UNAM. Participa en colectivos feministas y por los derechos LGBT. Disfruta involucrarse en la gestión de eventos culturales. Alguna vez estudió teatro y le gusta rodearse de gente de letras, aunque admite tener miedo de escribir. Sueña despierta con mucha frecuencia.

Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Deja un comentario