¿Qué es la plumofobia? - El Closet LGBT
Síguenos en

Estilo de vida

¿Qué es la plumofobia?

Publicado

el

Puedes ser gay pero que no se te note

«Soy gay, pero no estoy de acuerdo con que los gays tengan hijos», «no hay problema con que sean gays, pero por qué vesirtse como mujer», «es que por qué tienen que ser tan afeminados», «qué asco, esa lesbiana parece machorra», «ya tienen sus derechos, qué mas quieren»… Estoy seguro que estas frases se te han hecho familiares. Y es que todos hemos escuchado alguna vez comentarios de este tipo, y sorprendente o no, proveniente de otros miembros de la comunidad LGBT. Pues les tengo que decir, que eso es plumofobia.

 

La plumofobia es el desprecio hacia aquellas personas que se salen de sus roles de género. Es decir, hacia los hombres afeminados y las mujeres masculinas, es la prueba del algodón que confirma que no se respeta tanto a los homosexuales como se cree, puesto que encierra una regla nunca enunciada pero interiorizada por muchos: se puede ser gay o lesbiana, pero mejor que no se note. Una norma seguida no solo por miembros del mundo hetero sino también por algunos del colectivo homosexual, que todavía estigmatizan a sus compañeros menos discretos.

 

Una prueba fehaciente de la plumofobia entre mismos homosexuales. Un artículo de la revista Vice, titulado Plumofobia, racismo y discriminación en las apps de ligue gay, recopila expresiones sacadas de estas aplicaciones como: “Busco chicos muy masculinos. Si alguna vez se te ha notado que eres gay no me vas a gustar”. “Si no asumes tu pluma vete a un psicólogo. Que no tiene nada de malo pero a mi no me toques los huevos por decirte lo que todo el mundo piensa”. “Solo tíos muy machos”, “abstenerse pasivas” o “paso de pasivazas”.

 

 

Un estudio de Gay Times reveló que más de la mitad de los gays sin pluma o «muy masculinos» (57%) creen que sus compañeros afeminados dan una mala reputación al colectivo homosexual masculino. El informe, firmado por Cal Strode, entrevistó a 280 gays del Reino Unido y California y comparó las opiniones de aquellos que se denominaban a sí mismos como straight-acting (masculinos no afeminados) con el resto. Los datos revelaron importantes conclusiones entre el colectivo straight: éstos habían sufrido un 33% menos de episodios de homofobia en la escuela que sus compañeros con pluma y el 35% estaba de acuerdo con esta afirmación: “Me identifico más con la comunidad heterosexual que con la gay”.

Por si esto fuera poco, en las conclusiones de este informe se podía leer que cuatro de cada 10 gays que aseguraba no tener plumarenegaba por completo de la lucha contra la homofobia.

El italiano Andrea Puggeli, activista LGBT, profundiza en este asunto y sostiene que «la plumofobia va en contra de aquellas personas que se salen de sus roles de género: contra las mujeres que no hacen lo que tienen que hacer las mujeres y contra los hombres que no hacen lo que se supone que deben de hacer los hombres«.

 

 

La plumofobia y la homofobia van de la mano

 

La plumofobia no solo la experimentan los homosexuales sino que puede afectar también a los heterosexuales, a los bisexuales y a los transexuales, siempre y cuando no respondan a los mandatos de género.

Algunos heterosexuales aceptan la homosexualidad, siempre y cuando no la aparenten. Como si eso tuviera lógica; ser afeminado no significa ser gay o heterosexual y viceversa.

Es verdad que no todos nos debemos de caer bien, pero sí todos nos debemos de respetar. Tenemos que empezar por aceptarnos y saber que no hay nada de malo en nosotros. No hay nada de malo en que los demás no se expresen como tú, en que los demás no se vistan, hablen o caminen como tú. La diversidad es muy amplia y todos somos parte de ella.

Acabemos con nuestras ideas erróneas y discriminadoras que son catalizadores para hacer sentir menos a los demás sin justificación alguna.

Director de "El Clóset LGBT". Maestro pokémon y papá de dos shih tzus

Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Deja un comentario