Síguenos en

Entretenimiento

Criadas y Señoras: una historia de valentía

Publicado

el

“Estuve mucho tiempo sirviendo en la casa de los Dudley, casi seis años. Cada tarde, su padre bajaba al niño al garaje y le pegaba con la manguera, intentando expulsar la chica que tenía dentro. Yo no podía soportarlo. Al regresar a casa abrazaba a mi Treelore con tanta fuerza que casi lo asfixiaba. Cuando empezamos a trabajar en las historias, Miss Skeeter me preguntó cuál fue el peor momento que he vivido como sirvienta. Le contesté que fue cuando el hijo de una de mis jefas nació muerto, pero no era verdad. Fueron todos y cada uno de los días, desde 1941 hasta 1947, que me pasé esperando tras la puerta del garaje a que terminaran las palizas. Me gustaría haberle dicho a John Green Dudley que no iba a ir al infierno, que no era un monstruo de feria porque le gustaran los chicos.” – Aibileen, Criadas y Señoras

 

Este es tan solo un fragmento de una novela que está repleta de testimonios muy sentidos que, a pesar de ser ficción y situarse en Jackson, Mississippi de los años 60, es una historia relevante que deberíamos tener en cuenta inclusive en nuestros días. Un libro que, en cada página, nos hace pensar que somos amables, somos inteligentes, somos importantes.

 

Aibee

 

“Criadas y Señoras” es la primera novela de la escritora estadounidense Kathryn Stockett, que cuenta ya con una adaptación filmográfica con la participación de Viola Davis, Emma Stone y Octavia Spencer. Esta es la novela de un pequeño pueblo sureño que vivía en plena segregación racial, donde las personas negras no podían usar el mismo baño que las personas blancas por “sus enfermedades”, un lugar donde la discriminación era vista como normal y aceptable. Esta es la historia de tres mujeres que se ahogaban en su sociedad, y que quieren seguir adelante.

 

Aibileen, una sirvienta que se dedica a cuidar bebés en la casa de sus empleadores blancos, ya no puede vivir consintiendo el trato denigrante donde trabaja. Tras la muerte de su propio hijo, ella siente que las cosas no están bien después de todo. Minny, la mejor amiga de Aibileen, está harta de todas las señoritas blancas. Y, créanos, tiene mucho que decir. Y Skeeter, una chica educada que vive con la constante crítica de su madre por no tener novio, decidirá empezar un proyecto nunca antes realizado: un libro de entrevistas a las criadas negras, preguntándoles qué se siente ser ellas en una sociedad tan discriminatoria como Jackson.

 

Este libro nos recuerda que los cambios que queremos ver en la sociedad son muy difíciles de alcanzar. Después de todo, estas tres mujeres sabían que no terminarían el racismo en el sur con su proyecto. Pero también nos indica que vale la pena hablar por lo que creemos. Porque, algún día, las cosas van a cambiar para quienes vienen atrás de nosotros. Porque, algunas veces las sociedades en las que vivimos nos intentan sofocar con sus injusticias, las que creemos que son normales. Y porque, solo se necesita de un pequeño acto de valor para cambiarlo todo.

 

Recomendamos este libro a toda persona que alguna vez pensó que no vale denunciar la discriminación. Para que le devuelva la esperanza por un cambio.

 

 

Feminista ecuatoriano que ve el mundo no como es, sino como debería ser: un lugar de igualdad, amor y mucha comida.

Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Deja un comentario