Documental de Netflix exhibe la farsa de las ‘terapias de conversión’ a personas LGBTQ
Síguenos en

Cine

Documental de Netflix exhibe la farsa de las ‘terapias de conversión’ a personas LGBTQ

Publicado

el

El nuevo documental “Pray Away” de Netflix exhibe la farsa de las llamadas “terapias de conversión” en Estados Unidos, donde grupos utilizan pretextos religiosos para reprimir la orientación sexual y la identidad de género.

El filme expone las historias de personas LGBTQ+ que se convirtieron en caras visibles de agrupaciones “exgay”, pero que al final superaron la experiencia y ahora viven felices con su verdadera sexualidad.

En particular, el documental se centra en la organización Exodus Internacional, una de las redes de “terapias de conversión” más grandes de Estados Unidos hasta que se disolvió en 2013.

“No creo que este sea un movimiento de algunas cuantas ‘manzanas podridas’. Es un movimiento que nace de una cultura más grande de homofobia y transforma que aún persiste en la mayoría de las iglesias cristianas”, comenta a NBC la directora, Kristine Stolakis.

El documental se publica en medio de un debate internacional para prohibir las mal llamadas “terapias de conversión”, que la ONU ha pedido prohibir por ser una forma de tortura contra las personas LGBTQ+.

En Estados Unidos hay cerca de 20 entidades que las prohíben para menores de edad, mientras que Ciudad de México aprobó una reforma para considerarla un crimen, algo que también ha hecho el Congreso de Estado de México.

Sin embargo, se han difundido historias de personas LGBTQ+ que desparecen en estados como Jalisco y luego resulta que familiares las llevan a “terapias de conversión” en contra de su voluntad.

Tan solo en Estados Unidos se calcula que hay cerca de 700.000 personas afectadas por esta práctica, de acuerdo con Julie Rodgers, una de las víctimas que aparecen en el documental.

La mujer advierte de que en los círculos ultrareligiosos estas “terapias” aún son la manera más común de tratar a las personas LGBTQ+ cuando salen del clóset.

“El movimiento se está renovando. No es solo de una ‘vieja generación que no entiende’ lo nuevo. Ahora los líderes son jóvenes y cool”, alerta.

El documental muestra que las personas que cayeron víctimas de estas “terapias” aún pueden liberarse. 

Pero sobre todo advierte de la necesidad de detener estas redes, que cada vez tienen mayor alcance internacional. 

Periodista internacional. Soy regio, homosexual y antidiscriminación. Me encantan las películas con mujeres protagonistas y el pop en español.

Publicidad