Representación LGBTQ en los Óscar 2020 - El Closet LGBT
Síguenos en

Cine

Representación LGBTQ en los Óscar 2020

Publicado

el

Días antes de la ceremonia 91 del Premio de la Academia, conocido como el Óscar, las predicciones para los cuatro premios de actuación se veían muy extraños: los personajes interpretados por los cuatro probables ganadores eran, increíblemente, LGBTQ.

Rami Malek y Mahershala Ali, quienes ganaron el Óscar a Mejor Actor y Mejor Actor de Reparto, respectivamente, interpretaron a los músicos Freddie Mercury y Don Shirley. la ganadora del premio a la mejor actriz, Olivia Colman, interpretó a la Reina Ana de Inglaterra, a quien representan teniendo relaciones sexuales con mujeres de la corte. Una de ellas fue interpretada por Rachel Weiz, quien parecía que ganaría el premio a la mejor actriz de reparto, aunque al final ésta categoría la ganó Regina King (y con justa razón, Regina King es una joya).

No es la primera vez que actores haciendo a personajes LGBTQ han sido premiados con el Óscar.

Phillip Seymour Hoffman ganó en 2006 por su espectacular interpretación de Truman Capote, escritor gay. Tom Hanks ganó en 1994 por interpretar a Andrew Beckett, un abogado gay combatiendo discriminación por tener VIH. En 1986, William Hurt ganó por interpretar a Luis Molina, preso gay, en la adaptación de la novela El beso de la Mujer Araña.
Charlize Theron ganó en 2004 por interpretar a Aileen Wuornos en Monster (2003). El año anterior, Nicole Kidman ganó por su bella actuación como Virginia Wolf en The Hours (2002). Christopher Plummer ganó por interpretar a un hombre viviendo por fin su homosexualidad en la tercera edad, en Beginners (2010). También Hillary Swank ganó por interpretar al hombre trans Brandon Teena en Boys don’t cry (1999), y Jared Leto por interpretar a Rayon, mujer trans, en Dallas Buyers Club (2013). No son muchos, pero los ha habido de vez en cuando.

Hay dos momentos que se sintieron casi queer en el premio Óscar. El primero fue dado por Milk (2008). En 2009, Sean Penn ganó el Óscar a mejor actor por interpretar a Harvey Milk, en una película dirigida por Gus Van Sant y escrita por Dustin Lance Black, quien también ganó el Óscar por su trabajo en el largometraje. Narra la vida política de Harvey Milk, el primer hombre abiertamente gay en ganar un cargo de elección popular.

El otro momento fue Moonlight (2016). Moonlight ganó en 2017 el premio a la mejor película, la primera vez que una historia con temática LGBTQ lo gana. Cuenta la historia de Chirion, un afrodescendiente de clase baja, con madre drogadicta, y que a partir de la adolescencia batalla con expresar su homosexualidad. El éxito en nominaciones de Call me by your name (2017), y su victoria en la categoría de mejor guión adaptado fue trabajo una culminación en la carrera de James Ivory, el guionista, pero yo creo que también ayudaron los triunfos de Milk y Moonlight.

Actuaciones nominadas han habido varias más. Heath Ledger y Jake Gyllenhaal por Brokeback Mountain (2005). Rooney Mara y Cate Blanchett por Carol (2015). Richard E. Grant y Melissa McCarthy por Can you ever forgive me? (2018). Cher en Silkwood (1983). Eddie Redmayne en The Danish Girl (2015). Richard Jenkins en The Shape of Water (2017). Felicity Huffman en Transamerica (2005). Benedict Cumberbatch en The imitation game (2014). Javier Bardem en Antes de que amanezca (2000). Desde 1980 para acá conté, sin ser tan exhaustivo como me gustaría, cuarenta y tres nominaciones por interpretar a un personaje LGBTQ. Pareciera que son muchas menciones, ¿cierto? Pero son un poco más del 5% del total. En la última década fueron nominadas 20 de estas 43, lo que significa que en las últimas 10 ceremonias el 10% de las actuaciones nominadas representaba un papel LGBTQ. Este año, Antonio Banderas está nominado por su bella actuación en Dolor y Gloria (2019), de Pedro Almodóvar, donde interpreta a un director gay de cine que se parece mucho a Pedro Almodóvar. Dolor y Gloria también está nominada a mejor película extranjera.

El incremento en representación LGBTQ en los papeles por los que nominan actuaciones al Óscar es algo positivo. Y aunque aquí nada más estoy revisando números y no qué tan positiva es la representación LGBTQ que se está haciendo en las películas, lo cierto es que al ir haciendo la lista no me brincaron papeles que describiría como representaciones negativas.

Esto significa que los personajes LGBTQ, y por consecuencia las personas LGBTQ, están siendo visibilizadas en el cine “de prestigio”, ¿cierto? Y si hay aplauso y aceptación para interpretaciones de personajes LGBTQ, la hay también para actores y actrices abiertamente LGBTQ, ¿cierto?

No parece.

De estos cuarenta y tres papeles LGBTQ, sólo dos han sido interpretados por una persona de la comunidad. Ojo, no es que crea que un personaje LGBTQ debe ser interpretado a fuerza por un actor LGBTQ; los actores interpretan a alguien que no son, y es válido interpretar a alguien con otra sexualidad. Pero el asunto aquí es que ha habido un aumento en papeles LGBTQ por los que nominan actores y actrices hetero-cis al Óscar, pero no ha habido un aumento en actores y actrices visiblemente LGBTQ nominados al Óscar.

Tolkiendili y Slytherin. Mis ambiciones son volver al Wacken, hacer tortillas a mano, ver Hamilton, y normalizar la compra de libros aunque tenga otros sin abrir.