Billy Elliot en México: ¿Un nuevo triunfo contra los estereotipos y la homofobia en el país?
Síguenos en

Cine

Billy Elliot en México: ¿Un nuevo triunfo contra los estereotipos y la homofobia en el país?

Publicado

el

Corría el año 2000 cuando la película británica Billy Elliot, saltaba a las pantallas de los cines de medio mundo. Dirigida por Stephen Daldry, protagonizada por Julie Walters y un increíble Jaime Bell con apenas 13 años; nos trajerón una historia que encaró los prejuicios de los roles masculinos y femeninos en una sociedad muy marcada por los estereotipos de género.

Los hechos toman lugar en Reino Unido durante la huelga de mineros entre 1984 y 1985; Billy, un niño de 11 años nacido en una familia de clase trabajadora es inscrito por su padre para entrenar box, pero en el mismo gimnasio se imparte una clase de ballet y es ahí cuando el adolescente descubre su verdadera pasión: la danza.

Con ayuda de la profesora Georgia Wilkinson, toma ballet a escondidas de su padre, pero cuando éste lo descubre, es entonces que Billy debe luchar a su corta edad por derribar el tabú de lo que es propio para niños y que es para niñas, enseñándole así a su familia una valiosa lección y a nosotros como publico, a jamás renunciar a nuestros sueños a pesar de las adversidades.

El éxito fue rotundo. En el 2017 tuvo nominaciones al Oscar, a los Golden Globes y un avasallador triunfo del pequeño Jaime Bell como Mejor Actor en los premios Bafta; toda ésta bomba del film dio luz verde para convertirlo en un musical en 2005, recorriendo Londres y llegando una versión para Broadway, conquistando los premios Tony y Oliver.

 

 

Éste 2017 el musical nacido en Europa brinca de nuevo el charco, pero ésta vez se traslada a los escenarios mexicanos para traernos la poderosa lección de Billy en nuestro idioma, con talentos nacionales así como del resto de Latinoamérica.

Pero, ¿qué tiene de especial la puesta en escena en nuestro país?

No es ningún secreto que lamentablemente en México aún con el avance que hemos tenido, sigue presente esa sombra que ve con malos ojos cuando se cruza la línea de las actividades “propias” de cada género.

Como se trata de la versión oficial, se respeta por completo el material original y es ahí cuando nos llevamos una agradable sorpresa con uno de los personajes clave de la misma: Michael.

El mejor amigo del protagonista es un niño que disfruta usar ropa de niña, mostrándole a Billy un mundo nuevo donde no hay cabida para los juicios y sólo se trata de estar cómodo con uno mismo, tal como lo canta durante el numero “Expressing Yourself” (al inicio de la pista se pueden observar claros tintes a “I Will Survive” y al popular baile que Madonna montó para el vídeo de “Vogue”; dos joyas e himnos de la comunidad LGBT).

Si ya has visto la película, sabes por adelantado que se trata de un grandioso personaje, pero las cosas dan un giro y un impacto real cuando ponemos la lupa en el detrás de la producción teatral.

 

 

 

¿Qué pasa con estos talentosos niños que dan vida a Michael y a Billy?,

Mejor aún, ¿Qué pasa con sus padres?

Encuentro sumamente positivo que para la formación de los cinco actores que encarnarán en diferentes funciones a Billy y los tres para el papel de Michael; el productor, Alex Gou se encargo de hacer realidad la “Fundación Billy Elliot”, donde un nuevo semillero de jóvenes comenzaron su formación desde hace un año para el proyecto que pretende ser el nido que reciba a otros niños en una tradición con miras a sacar jugo a todas sus capacidades histrionisas y en la danza.

Sin lugar a dudas jamás podía haber sido una realidad sin el apoyo de los padres.

Es ahí donde reside el triunfo, en nación mayormente machista que hoy se ha encargado de sumarse a la visibilidad y derribar tópicos que en años anteriores se pensaban inimaginables.

Padres capaces de apoyar a sus hijos varones en actividades tan variadas como el ballet, el tap y el jazz. Sacando a flote a verdaderos Billys que han escapado de la ficción para materializarse en carne y hueso. Ejemplos reales de que poco a poco esa línea a veces tan dañina se va borrando.

 


Cabe destacar que David Alvarez, ganador del Tony Award precisamente por ser uno de los Billys cuando niño protagonizó hace unos años la puesta original de Reino Unido, en ésta ocasión se pone en la piel de Billy en su versión adulta.

De está sencilla y sagaz manera, incluso a pocos días que fue estrenada la obra; Billy Elliot ya puede darse el lujo de proclamarse como un grito poderoso y un triunfo en México por la igualdad, el derecho a ser uno mismo y al legado que nació cuando el pequeño Elliot respondió rotundamente en uno de los diálogos en el momento climax de la película:

“-¿Qué es lo que sientes cuando bailas?,
Se siente bien, como si pudiera olvidar todo.
Desaparezco. Siento fuego en mi cuerpo y puedo volar como un ave.
Electricidad. Sí, Siento electricidad.”

Cinéfilo, lector compulsivo. Creo que en éste mundo lleno de guerra, cualquier demostración de amor debe ser considerada un verdadero milagro.

Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Deja un comentario