Cloe es una niña trans y esta es su historia - El Closet LGBT
Síguenos en

Estilo de vida

Cloe es una niña trans y esta es su historia

Publicado

el

Históricamente la comunidad trans ha sido una de las más afectadas por el acoso y persecución a la comunidad LGBT+. Siendo uno de los sectores de nuestra comunidad con menos derechos y visibilización, el mundo entero para ellos no es un lugar muy amigable. Pero sí existe algo que nosotros como comunidad, aliados y hermanos de su causa podemos hacer por ellxs es contar y compartir sus historias para luchar contra la necedad de la transfobia que exige que se diga que no existen, que son un error, una enfermedad, una patología o simplemente una locura.

Cloe, Carolina y Jorge son una familia trans que viven en España, quienes hacen frente a estos discursos demostrando, principalmente, dos cosas: 1) que la infancia trans existe y 2) cuál es la importancia de saber que existe y validarla con amor e información.

Cloe tiene 8 años y su inquietud por transicionar empezó cuando era muy chiquita. Y hace año y medio existe, por fin, como Cloe.

¿Cómo empieza este proceso?

Tiene una facilidad para olvidar todo lo malo – dice Carolina, su madre. –Empezó  cuando tenía 5 años y medio en el verano, tenía conflictos en el colegio y el verano representaba cambios, ese en especial empezó a manifestar que quería ser una chica y ella decía que quería operarse. Cloe se dedicaba a hacer anuncios de televisión, llevaba las uñas pintadas y le gustaba maquillarse. No pensamos que tuviera ninguna inquietud más hasta ese verano y yo creo que ella con lo pequeñita que era pensaba que era más fácil. Me opero y ya está.

Jorge, su papá, agrega –Claro, había dado señales pero en ese momento ya quería ser una niña.

Carolina: Tuvimos que explicarle que habíamos cometido un error al nacer y que la habíamos registrado como chico, que había que hacer unos trámites. Ese verano lo pasamos explicándole cosas.

Al empezar primaria en el colegio en el que estaba no entendían nada, nos dijeron que no lo dijéramos, que podría ser una fase. Ella siempre tenía conflictos y se sentía atacada. Y fue un año muy complicado. Sufriendo bastante. Al final yo vi que no era un colegio que estaba muy por la labor. Sexaba mucho, todas sus actividades dividían a niños de niñas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de La Mamá de Cloe (@cloe_aicart) el

Cloe: Un niño que se sentía diferente se quedaba ahí sin apoyo de los profesores. Me hacían mucho bullying. Yo lo único que quiero es que en vez de haber un baño de chicos y otro de chicas haya un baño unisex.

Carolina: Es que ella lo pasó mal y en ese año intentamos en verano buscar otro colegio y ya habíamos ido a la unidad de identidad género de Castellón, porque sabríamos que cuando llegara el verano ella querría cambiar.

Jorge: Claro sabíamos que cuando llegara el verano al no ver a sus compañeros sería para ella una liberación y así fue.

Carolina: El día 20 de Julio se acabó el colegio, ese día se compró su primer vestido y salió a la calle como Cloe por primera vez.

 

¿Ella escogió su nombre?

Cloe: Yo busqué nombres en Google y escogí María, Cloe y Olivia. Después cogí Olivia y Cloe. Y después cogí Cloe.

Carolina: Además el significado nos ha gustado. Como una simbología de renacer. Donde crece la hierba.

¿Qué empezó a ocurrir cuando se hace el cambio?

Carolina: Ella no se sentía bien porque lo que ella veía reflejado en el espejo no era lo que tenía en su cabeza. Como ella se quería operar y la idea era tan radical, dejamos que pasara el tiempo a ver cómo iba evolucionando mientras nos íbamos informando. Conocimos gente, empezamos a conocer a familias que ya lo habían pasado. En Castellón hay una unidad de identidad de género donde pueden informarte de todos los pasos y desde que llegas ya hablaban de ella en femenino y empiezas a reaccionar psicológicamente a todo el cambio que has de pasar a continuación.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de La Mamá de Cloe (@cloe_aicart) el

En la CDMX recientemente se aprobó un dictamen para que niñxs y adolescentes puedan elegir su nombre y género de manera oficial.

Carolina: Dejamos pasar el tiempo y hubo un momento al final del curso en el que ella decía que se quería morir, que quería despertarse y ser una chica, que su vida mejor que fuera un sueño y pudiera despertarse siendo una niña normal. Tuvimos que empezar a tomar medidas porque no lo estaba pasando nada bien. La llevamos a conocer a Vicenta, que es una sexóloga, quien le explicó todo el trámite. Y no volvió a aparecer Leo.

Jorge: Ella tenía dudas de si podía ser posible sentirse niña y poder llegar a ser una niña y nosotros siempre la apoyamos y explicamos que sí se podía, pero ella necesitaba una opinión externa para reafirmarse. Porque ella necesitaba saber todo.

¿Cuál es la importancia de que los niños tengan un documento oficial?

Carolina: Pues es muy doloroso ir al médico, por ejemplo, y que te llamen por otro nombre. Y se sienten muy mal, porque en el colegio no les cambian el nombre en la lista y ahora ya no hay vuelta de hoja, cuando tienen su DNI, su seguridad social y su partida de nacimiento con su nombre como que se reafirman. Es un arma frente al mundo. Nosotros llevamos un año y medio de transición y ahora ya nadie por la calle le pude cambiar el nombre. Aquí en España es un delito de odio que le llamen por otro nombre. Tiene un nombre reconocido por la ley y por donde vaya ella es Cloe.

 

¿Cuál es la situación al respecto en España y cómo protegen a Cloe de la transfobia que desgraciadamente sigue existiendo en todas partes?

Carolina: no tenemos una ley integral trans pero consiguieron que todos los registros de España reconozcan a los niños trans.

Jorge agrega: La situación política en España está muy pesada, tenemos miedo que al entrar la ultraderecha en el gobierno se pierda todo lo que se tiene. ¿Cómo la protegemos? Ella misma no tiene ningún problema en reconocer que es una persona trans. Ella misma lo explica.

Cloe: Lo explico y a mí lo que digan me importa un pepino.

Carolina: Hemos intentado que ella no se entere de la transfobia. Yo intento no hacerla partícipe y darle la seguridad de que con nosotros va a estar a salvo. Trabajamos para conseguir un colegio que hablara en términos no binarios y que respetara a las personas trans y en convivir con una comunidad de padres que respeten. Si vemos que no estamos en un entorno seguro se lo explicamos y nos retiramos.

Jorge: Nos retiramos, no huimos, sin generar conflicto para no hacerle pensar que está haciendo algo malo, porque no lo está haciendo. Y la mayoría de las veces ese conflicto se da por la ignorancia y el desconocimiento de la gente sobre el tema.

Carolina: Y se ensañan más con nosotros porque creen que estamos cometiendo un maltrato, prácticamente.

¿Creen ustedes que sería una transición más fácil si no estuvieran tan marcados los roles y estereotipos de género en la sociedad?

Carolina: Es verdad que no se forzaría tanto si no estuviera tan marcado el género. Irían más poco a poco. Al principio Cloe necesitaba llevar pendientes y cabello largo porque eso es lo que conocemos. Llegando a un hiperfeminismo donde necesitan todo rosa, todo brillo. Tiene que reafirmarse que es una niña y la manera que tienes de reafirmarlo es que se vea en el espejo y vea que es una niña. A lo mejor si no estuviera tan marcado [el género] tendrían una transición mucho más tranquila. No tendrían esta necesidad de mostrarse al mundo como una niña perfecta pero es lo que tienen en la cabeza, estereotipado. Cloe en esencia es la misma, le gusta el futbol y juega con las mismas cosas que jugaba antes. Si todo el mundo no pensara que las niñas van de rosa y los niños van de azul igual no sería tan complicado.

Ahora mismo lleva un año y ya le va dando más igual. Ha tenido la seguridad que antes no tenía. Ya no es el prototipo de niña.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de La Mamá de Cloe (@cloe_aicart) el

¿Y a la gente que cree que la infancia trans no existe y/o que hay una edad determinada para saber si te sientes chico o chica qué le dirían?

Carolina: Yo siempre digo que yo era la primera analfabeta en la infancia trans. Yo no lo conocía. Nos pusimos a leer y a investigar. La infancia trans existe porque siempre hemos sexado por el genital y no sabíamos que el género es neurociencia y desde los 2 años que empiezan a reafirmarse empiezan a verbalizarlo. Los niños no son personas de segunda. Son personas de primera. Tienen derecho a decidir. Porque sí saben y sí lo manifiestan. ¿Cómo sé que ella sabe lo que quiere? Antes estaba incomoda lloraba, tenía rabietas, se pegaba, tenía conflictos, se quería morir, se veía borrosa en el espejo, decía ser un engendro y un defecto genético. Ahora juega, tiene amigas, es feliz, no tiene conflictos, es otra niña.

Hay que dejarles DECIDIR. Son capaces de decidir. Si ella se siente así hay que escucharla.

¿Qué le dio esa confianza a Cloe para abrirse con ustedes?

Hemos intentado inculcarle desde pequeñita todos los tipos de personas que existen. Conocemos el amplio y diverso abanico, lo que la ha hecho verlo como algo normal. Siempre le dijimos nosotros necesitamos saber cuál es tu realidad para nosotros como padres que te queremos escucharte y poderte ayudar en lo que sea. Aunque muchos nos han criticado por “tomarla mucho en cuenta”, pero es que nosotros somos tres en casa. ¿Por qué no la vamos a tener en cuenta? Nosotros nos vamos de viaje o a cenar y siempre hemos contado con su opinión. Así que eso también ayudó a generar confianza y es que no lo ha dudado ni un minuto en contárnoslo todo.

Hay muchos padres que no se han dado cuenta porque los niños no lo manifiestan porque tienen miedo.

Hay que intentar que los niños sean lo que nosotros no llegamos hacer. Y educarlos como a nosotros no nos educaron.

¿Qué consejo les darían a padres que están atravesando este proceso?

Al principio van a sentir pánico. Da muchísimo miedo, luego lo van a aceptar y van a tener un orgullo máximo por la valentía de sus hijos y luego incluso van a tener duelo porque van a perder un hijo o una hija. Pero que todo ese proceso de sufrimiento vale la pena. Seguramente en este momento, cuando está el niño transicionando estará sufiendo y tendrá conflictos. Y seguramente los padres estarán sufriendo porque no entienden qué le pasa a su hijo. Pero todo eso cambia. Intenten escuchar y continuar aunque sea la cosa más difícil del mundo porque lo es. Y lo que queda, porque a nosotros nos queda todavía la homonación y la adolescencia.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de La Mamá de Cloe (@cloe_aicart) el

¿Y al final del día qué es lo más gratificante para ustedes?

Jorge: Lo que más agradecemos es verla feliz.

Carolina: Ella nunca había tenido amigos, amigos intímos. Y ahora cuando la veo ir a la feria con una amiga, jugar con muñecas o ir al cine yo me emociono porque veo que está creciendo y me da mucho miedo. El otro día jugábamos a peluqueras, y yo le digo “qué pena no haberme dado cuenta antes porque con lo que me hubiera gustado comprarte vestidos”.

Jorge: Lo más gratificante es verla crecer siendo feliz. Esa sonrisa vale millones, es más no tiene precio. Ver a una personita que conoce del tema y se lo explica a sus amigas y a los padres de sus amigas con tanta naturalidad. Es más valiente que nosotros prácticamente.

–Prácticamente no. –Aclara Cloe porque lo es. Es valiente.

Carolina: A mí me escriben un montón de madres con hijos trans que están intentándolo y me dicen “¿Cómo se supera el miedo?” Y les digo: No, no se supera, el miedo te va a acompañar. Y lo vas aguantando y vas creciendo, vas creciendo con ella y vas poquito a poco. Y cuando ves que ella tiene paz te vas relajando un poco pero sigues teniendo ese poquito de miedo porque desgraciadamente existe la transfobia.

¿Cuál es el mensaje que quieren dejar a las personas visibilizando su historia a través de Instagram?

Carolina: Yo siempre lo digo las familias trans existimos. Desgraciadamente necesitamos protección, que no nos quiten los pocos derechos que tenemos. Y que se nos respete. Hay muchísima desinformación, por eso yo la intento dar, porque no la hay. Y quiero que el mensaje que demos en esa cuenta es que Cloe existe y que igual que ella hay un millón de Cloes que no se atreven a salir o no los dejan salir. Queremos que quede claro que #LaInfanciaTransExiste

Cloe: Y que no es ningún problema mental.

Jorge: Si podemos visibilizar la diversidad con eso nos damos por satisfechos. Visibilizar y normalizar.

Carolina: Visibilizar hasta que no haya que visibilizarlos.

Jorge: Claro, mientras tengamos que visibilizarlo es que existe un problema.

Carolina: Mucha gente dice: por qué existe el día del orgullo, por qué existe el día de la memoria trans, porque existe el día de la infancia trans pues existe porque todavía les pegan, todavía les acosan y todavía hay muchísimos países donde está penalizado, vas a la cárcel o se castiga con pena de muerte, entonces mientras exista todo esto tenemos que visibilizarlo. Visibilizarlo hasta que no haya que visibilizarlo y que no haya necesidad de inclusión porque si fuéramos visibles todos nadie nos tendría que incluir en nada. Nosotros somos una familia trans como las hay en todo el mundo.

Jorge: Nosotros hemos salido del clóset pero en familia. La infancia trans lo que necesita es apoyo.

Carolina: El amor es al final lo que lo puede todo. Este proceso debe ir acompañado con amor. Y si no tienen a sus padres a quién van a tener. Nosotros solo podemos decir que la queremos infinito y que la vamos a poyar siempre. Que somos tres y que estamos aquí

Cloe: Estamos aquí para visiblizar y hacer cualquier cosa por ayudar. Y todo el mundo debería ser como él quiere.

 

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de La Mamá de Cloe (@cloe_aicart) el

Con ese amor, unión y cariño Cloe, Jorge y Carolina se muestran ante el mundo como una familia llena de orgullo trans. Algunas aclaraciones sobre este proceso que tal vez muchos necesitan saber son: Cloe no está en hormonación, los niños trans no reciben medicamento hormonal ni cirugías de reasignación de sexo ni nada que ponga en riesgo su vida y su salud. Cloe NO es un niño que se viste de niña, es una niña en un cuerpo que no corresponde con su identidad de género. Ningún niño trans es coaccionado u obligado a identificarse con un género diferente, esto responde a inquietudes internas, ellos saben quiénes son y ese conocimiento de sí mismos es válido, es valioso y debería ser obligación de los padres escuchar y atender esa necesidad con información.

La cuenta de Instagram de Cloe y su familia está ahí como un registro de la existencia de un caso de una niña trans, una muestra pequeña de que ellos son reales y que viven en felicidad cuando su identidad de género corresponde con su expresión de género. La historia de Cloe puede ser la historia de muchos, muchísimos, niños trans en el mundo, que no entienden por qué no ven en el espejo lo que hay en sus cabezas. Las heridas que deja el clóset sólo las conocemos los que hemos estado ahí.

Por eso sigue siendo tan importante normalizar y crear un mundo en el que ellos puedan existir y ser quienes necesitan ser.

https://www.instagram.com/cloe_aicart/?hl=es

Comparte la historia de Cloe siguiendo su cuenta de Instagram. Visibilicemos hasta que no haya que visibilizar y no exista nunca más un clóset del cuál haya que salir.

Actor, dramaturgo y en mi tiempo libre salvo a New York del Doc Ock. Soy tan chido que mi patronus es un Charizard, because I’m what? Sickening.