Enebefobia: la fobia hacia las personas no binarias - El Closet LGBT
Síguenos en

Atemporal

Enebefobia: la fobia hacia las personas no binarias

Publicado

el

La enebefobia es un tipo de transfobia, dirigida particularmente hacia personas no binarias. Su nombre proviene del sonido que surge al leer las siglas “NB” (enebe) y el sufijo “fobia” que se utiliza para nombrar un tipo de discriminación basada en el desprecio, prejuicio, aversión, odio o antipatía a un grupo humano.

Te puede interesar: ¿Es una fobia el odio a personas LGBT+?

Es considerada un tipo de transfobia debido a que se respalda en el sistema cis-sexista, es decir, se da en una sociedad binaria de género en la que macho=hombre y hembra=mujer, y todo lo que salga de esta norma es incorrecto. 

A pesar de ser un tipo de transfobia, llega estar muy normalizada en círculos LGBT, por lo que aquí expongo 10 pensamientos o comentarios enebefóbicos para que los tomes en cuenta si eres una persona aliada de esta comunidad. 

  1. Creer que lo no-binario es un invento de la modernidad o no existe

La forma más clásica de enebefobia es creer  que no existe o que es un invento de la modernidad y decir cosas como “ahora todos quieren ser no binarios, ya no saben cómo llamar la atención”. Si bien ahora tenemos más formas de nombrar identidades no binarias que antes, han existido géneros no binarios en diferentes culturas desde siempre.

Ahora también vivimos en sociedades con más libertades y derechos que en los últimos siglos, así como mayor educación sexual, por lo que no es de extrañar que cada vez más personas se identifiquen dentro del abanico no binario. 

Ve también: Guía para respetar a personas trans y no binarias

  1. Cuestionar que una persona sea no-binaria por su apariencia

Otra de las más comunes formas de enebefobia es asociar las identidades no binarias con una apariencia andrógina, por lo que una persona que luce muy masculina o muy femenina, es invalidada y cuestionada.

Recordemos que la expresión de género es diferente a la identidad de género, y las personas no binarias pueden lucir de cualquier forma independientemente de sus genitales y cromosomas.

  1. Limitar la orientación sexual que puede tener una persona no binaria o en general la forma en que se nombra

Una persona no binaria puede identificarse como bisexual, pansexual, gay, lesbiana, asexual o de cualquier otra forma, al igual que con la expresión de género, recordemos que la orientación y atracción sexual son independientes de la identidad de género. Asimismo, no conocemos la historia de vida detrás de cada persona por lo que no debemos cuestionar si alguien nos dice que se identifica como hombre o mujer no binarie.

Expresiones enebefóbicas como “no puedes ser lesbiana y no binaria” o “decide, eres hombre o no binario” pueden darse comúnmente incluso dentro de la comunidad LGBT y no binaria, por lo que debemos desmontar estos discursos que solo hacen de “cuidadores de puertas” (gatekeeping). Ser LGBT+ no es una experiencia única y universal, y solo une puede decidir cómo quiere nombrarse dentro de esta gran diversidad. 

Ve también: 7 cosas que jamás deberás decirle a una persona no binaria

  1. Asumir que todas las identidades no-binarias son iguales y que se pueden utilizar como sinónimos

Como decía en el punto anterior, ser no binario no es una experiencia única y universal. No se trata de un “tercer género” que está “en medio” del binario hombre-mujer, sino de un espectro o abanico de identidades que salen del mismo y se caracterizan, precisamente, por ser no binarias.

Algunos ejemplos de identidades no binarias son: agénero, género queer, género fluido, demigéneo, polygénero, etc. Estas identidades no pueden ser usadas como sinónimos e incluso, en la mayoría de las ocasiones, quienes los utilizan suelen preferir este término por encima de “no binario”.

Te puede interesar: Diferencias entre identidades no binarias

  1. Invalidar que alguien sea no binario porque tu experimentas “lo mismo”, pero tú no eres no binarie

Esta es una forma de enebefobia y transfobia muy común. Cuando una persona no binaria está compartiendo experiencias que le hacen saber que es no binaria y se hacen comentarios como “pero yo también quería ser mujer de chiquito y no soy no binario” o “yo también desearía ser hombre para no menstruar y yo no soy trans”.

Experiencias similares pueden tener un impacto muy diferente en distintas personas dependiendo de su contexto social, familiar, psicológico, etc. La sexualidad y el género son temas complejos que cuesta poner en palabras por lo que muchas veces se simplifican o ejemplifican cosas, pero no necesariamente reflejan el pensar y sentir interior exacto de cada une.

  1. Pedir explicaciones y razones para ser no binarie 

En general, cuestionar y pedir explicaciones, motivos y razones a una persona de por qué se identifica como no binaria puede llegar a ser sumamente violento. La sexualidad es una cosa íntima que une tiene derecho a reservar y compartir con quien quiera, cuando quiera y en los términos que cada une establezca.

Exigir que alguien justifique su identidad de género para respetarle y creerle es una práctica que se debe evitar a toda costa. Aun si tienes una relación muy cercana con la persona, respeta su proceso y hazle saber, con empatía, que te interesa saber su historia si está dispuesta a compartirla, pero no le presiones ni hagas preguntas incómodas e innecesarias.

  1. Pensar que es una etapa dentro de una transición binaria

Así como se suele pensar erróneamente que la bisexualidad es una etapa previa a la homosexualidad, muchas personas consideran que ser no binarie es una etapa precedente a una transición binaria a mujer u hombre trans. Esto es un error. Así como puede haber personas que primero se identifiquen como no binarias y luego decidan tener una transición binaria, también hay mujeres y hombres trans que luego de habitar un género binario, se dan cuenta que son no binaries.

Ve también: Queer, demigénero, género neutro y las diferencias entre identidades no-binarias

Une nunca deja de conocerse y todes tenemos derecho a identificarnos con aquello que mejor nos acomode y a cambiar de opinión tantas veces como sintamos necesario. Esto no tiene nada de malo y para nada invalida las identidades trans y no binarias.

  1. Asumir los pronombres de una persona no binaria

No debes utilizar el pronombre que asocias con el sexo asignado al nacer de la persona sino, como en cualquier caso, preguntar los pronombres que cada persona utiliza y le hacen sentir mejor.

Una persona no binaria puede utilizar pronombres nuestros (elle/they), femeninos (ella/she) y/o masculinos (él/he), o la combinación de estos. Por ejemplo, si una persona no binaria utiliza pronombres femeninos, es incorrecto utilizar el pronombre neutro para referirse a ella.

  1. Mal-generalizarla o usar un nombre que ya no utiliza

Muy ligado al punto anterior, decirle “hombre” a una persona no binaria por más masculina que sea, o decirle “mujer” por más femenina que luzca es mal-generalizar, es decir, cambiarle el género a una persona y es una de las formas más comunes de transfobia. 

Asimismo, es común (aunque no una regla general) que las personas no binarias cambien su nombre por uno que más se adecue a su identidad. Es importante respetarlo y utilizarlo en su presencia y ausencia, aún cuando éste no haya sido cambiado legalmente.

Ver también: El apoyo de un solo adulto reduce hasta un 40% la probabilidad de suicidio en jóvenes LGBTQ+

  1. Decir que una persona no binaria no es trans

El abanico trans es muy diverso y que haya experiencias diversas no invalida unas u otras. Es común oír discursos que creen que las personas no binarias queremos tomar espacios e invisibilizar luchas, o que creemos que nuestras problemáticas son las más agravantes. Esto es otra forma de enebefobia.

Se puede ser consciente de cuáles violencias atraviesan más dura y particularmente a mujeres trans, hombres trans y personas no binarias (que por cierto muchas veces están más asociadas a la expresión de género que a la identidad), y compartir luchas y demandas para caminar hacia un horizonte común, aquel donde el sistema cisexista no nos excluya, violente y mate; aquel donde podamos habitar nuestros cuerpos y comunidades libremente.

Relacionado: El diverso abanico de la asexualidad: Demisexuales y grisexuales

Sociólogx y latinoamericanista. Voluntariado, juventudes, sociedad civil y asentamientos populares. Me gusta jugar en equipo. Le tomo foto a las paredes. Tarotista. Cuir.

Publicidad