El Baile de los 41, la película LGBT+ que todes debemos ver - El Closet LGBT
Síguenos en

Arte

El Baile de los 41, la película LGBT+ que todes debemos ver

Publicado

el

El Baile de los 41, la película LGBT+ que todes debemos ver

El 17 de noviembre de 1901, 41 hombres fueron arrestados en una fiesta en la colonia Tabacalera, en la Ciudad de México. Según los periódicos de ese tiempo, los asistentes estaban cometiendo actos «asquerosos» entre ellos y la mitad iban vestidos de mujer. Este suceso terminó con la libertad de varios de los detenidos y desató una serie de burlas y rumores que hasta el día de hoy se siguen compartiendo; el rumor más conocido es el de que Ignacio de la Torre, yerno del entonces presidente Porfirio Díaz, era el asistente número 42 y que pudo evitar su arresto gracias a sus privilegios sociales.

A 119 años de este suceso, la comunidad LGBT+ sigue enfrentándose a los mismos prejuicios y vejaciones que castigaron a esos 41 hombres, algo que podemos ver en la película «El Baile de los 41» de David Pablos, la cual retoma esta historia y reivindica no sólo a la comunidad gay, sino también a varios de los personajes históricos que se involucraron de una u otra forma con el infame festejo.

En entrevista exclusiva para El Clóset, el director David Pablos nos contó que una de las razones por las que decidió llevar esta historia a la pantalla grande fue porque el tema sigue tocando fibras sensibles en nuestra sociedad, «el tema en sí es fascinante, ha sido un tabú por tantos años que sabía que era importante contarlo. Para mi era importante retratar a estos hombres homosexuales, tenerlos en pantalla y mostrar las relaciones amorosas, afectivas y fraternales entre este grupo», puntualizó. Otra de sus motivaciones fue la de desentrañar figuras que ya eran, hasta cierto grado, míticas debido a este suceso. «Quería desentrañar la figura de Ignacio de la Torre, no presentarlo como un mártir sino como un personaje fallido, con sus errores y acciones cuestionables, no quería idealizarlo aunque también era importante reconocer las cosas tan horribles que sucedieron en la redada y después de ella, también era importante reivindicar a Amada Díaz y no mostrarla como una víctima».

El director mencionó que sigue habiendo una gran deuda en el arte, el cine y la televisión con respecto a la comunidad LGBT y recordó que la representación en medios suele darse desde un lugar de juicio o desde la caricatura, tal cual como en 1901 sucedió con los 41, a quienes el mismo José Guadalupe Posada caricaturizó. «Hay un trabajo importante en las historias de amor entre hombres y el amplio abanico de masculinidades. Es importante visibilizar y ver a alguien sin prejuicios y estigmas, me duele cuando observo que este tipo de personajes los presentan desde la otredad, desde el juicio… a veces queremos creer que ha cambiado el parecer social pero estos prejuicios han mermado mucho menos de lo que quisiéramos pensar».

Pablos también nos habló sobre la polémica que surgió por su elección de dos actores heterosexuales en los papeles principales, «ante todo, yo necesitaba buenos actores pues los personajes tienen una gran complejidad. Para mi no era determinante su orientación sexual, nunca quise acotarme, yo necesitaba las energías correctas y la química entre Alfonso Herrera y Emiliano Zurita era algo que no podía dejar pasar, estuvieron abiertos a intimar y lo lograron, había una comunicación profunda y se refleja en pantalla».

La conexión es evidente, conforme avanza la película queda claro que entre Alfonso y Emiliano hay algo especial, una magia que trasciende la pantalla y le pone rostro a esos hombres de los que no se conoce ni su nombre. El elenco que conforma al grupo de los 41, fuera de los dos protagonistas, tiene a un gran número de actores abiertamente homosexuales que llenan sus escenas con esa libertad que sólo se logra cuando nos rodeamos de personas que nos entienden y que han trabajado en su interior tanto como cualquier persona de la comunidad. Juan Manuel Torreblanca, cantante que forma parte de los 41, nos contó que en este grupo se construyó una atmósfera llena de química y mística que Pablos logró capturar, «la cámara es una lupa y si bien en otra película pudimos haber sido sólo extras, aquí se nos dio un peso muy amoroso y extraordinario que sí afecta la magia de la historia. La dinámica de haber aprendido el vals, los ensayos, los descansos, todo influyó para generar una amistad que sobrevive aún y que se ve en pantalla».

Si bien la película se toma algunas libertades históricas, como muchos otros filmes de época, los eventos que precedieron al baile y los efectos que surgieron tras la redada están ahí, de una forma que incluso duele, pues nos recuerda el castigo que se le ha dado a la comunidad LGBT+ de manera histórica y que se sigue perpetuando en muchos lugares. La profundidad del mensaje se encuentra entre líneas, entre lo que no se dice, entre las miradas que parecen no ver, no es un mensaje que se da como «con cucharita a un bebé» (en palabras de Juan Manuel Torreblanca), la potencia está por debajo de una superficie que además es hermosa, pues la factura de la película es evidente y refleja un excelente trabajo de producción.

«No quise que la película fuera un discurso político, hay muchos temas que invitan a la reflexión pero que no son evidentes, no condeno el cine que pretende ser educativo, pero mi película no lo es, quiero que una historia de amor entre dos personas abra la conversación, que trascienda en todos los demás temas, quiero que nos preguntemos quiénes somos como sociedad, por qué hay construcciones arcaicas que siguen vigentes, cuál es nuestro papel y por qué es determinante», mencionó el director al respecto.

Las palabras que nos concedieron algunos de los actores y el director respaldan por completo el producto final; «El Baile de los 41» es una película que tenemos que ver ya que no sólo nos habla de nuestra historia como comunidad sino que también nos hace reflexionar sobre nuestros avances como sociedad, sobre lo que damos por hecho y sobre lo que aún nos falta por recorrer, haciéndonos recordar nuestro papel en este mundo, todo esto mientras una pareja toma la pista y nos cuenta una poderosa historia de amor, del baile que les tocó vivir.

«El Baile de los 41» es una producción entre México y Brasil protagonizada por Alfonso Herrera, Mabel Cadena y Emiliano Zurita. Actualmente se encuentra en su segunda semana de proyección en cines de todo México, con una corrida comercial que la ha posicionado en los primeros lugares de taquilla.

Te dejamos el trailer aquí:

 

 

 

El primer poema que me aprendí fue Vogue de Madonna. Vivo por la cultura pop y porto con orgullo la bandera LGBT+. Comunicólogo en la CDMX. IG y Tw: @pakosaladot